¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

martes, 22 de agosto de 2017

Intercambio cultural de la ACN con el Instituto Cultural Latinoamericano de Jujuy, Buenos Aires (Argentina)




¡¡Amigos del Club de Fans de La Verdadera Profecía!!
Viernes 25 Agosto. 21.00 horas.

Presentación del Instituto Cultural Latinoamericano en  San Nicasio Rock. Leganés (Madrid)

En San Nicasio Rock (Calle El Greco, 4, 28918 Leganés, Madrid) se presentará (en su primera intervención literaria del año 2017 en España) el Instituto Cultural Lationamericano de Jujuy (Buenos Aires) a partir de las 21 horas.

Una institución que lleva más de 30 años apoyando la cultura iberoamericana con diferentes certámenes literarios y edición de libros.

La idea es hacer, además de la presentación de los argentinos en España, hacer un intercambio cultural con escritores de aquí. Algunos de ellos pertenecientes a la Asociación de Cuentistas y Novelistas (A.C.N.)

Nuestro escritor favorito, Luis Celaá Morales, dispondrá de cinco-diez minutos para una pequeña intervención literaria; además coordinará y presentará el evento. 

Entrada Gratuita


Sábado 26 de Agosto. 20.00 horas:

Presentación en Librería Muga

(Vallecas, Madrid)

Presentación del Instituto Cultural Latinoamericano de Jujuy (Buenos Aires, Argentina) en Vallecas (Madrid). Librería Muga (Avenida Pablo Neruda, 89. Vallecas, Madrid).

Primera, y única, parada cultural del Instituto en Madrid capital,  dentro de su gira europea 2017.

Tras el paso por San Nicasio (Leganés), llega el turno a la presentación oficial en la capital, en Madrid.

Antes de partir hacia Málaga, nos organizarán un evento cultural en una de las librerías más emblemáticas de Vallecas ,en  la Librería Muga, todo un referente de la cultura en Vallekas.

Nueva oportunidad a los escritores locales para participar en el acto de presentación de los argentinos en la capital del país. En esta presentación, volverá a haber representación de la A.C.N. (Asociación de Cuentistas y Novelistas).

Luis Celaá volverá a tener tiempo para poder hablar en este evento y nos volverá a hacer una mini-presentación de diez minutos dentro de un marco literario en el que se espera aparezcan otros veinte escritores más...

Entrada gratuita

(Más info: www.abuelomuro.blogspot.com)

 

UN LIBRO DIFERENTE COMPUESTO POR POESÍA Y POR RELATOS CORTOS...
¿TE ATREVES A PROBAR ALGO DIFERENTE?



sábado, 19 de agosto de 2017

"Picaduras de medusas: las 6 cosas que necesita saber" por Luis Miguel Oliveiras

Artículo elaborado por: Luis M. Oliveiras

Cuando era pequeño veraneaba con mi familia en un pueblo costero. Un día me encontraba jugando en la orilla junto a mi primo cuando éste comenzó a quejarse de un fuerte calambre en la pierna y un escozor terrible. Le había picado una medusa. 

Acudimos corriendo junto a mi madre y mis tías, que le dijeron que debía orinarse encima. ¡Craso error! Aunque, evidentemente, ellas no lo sabían. Únicamente hicieron uso de la sabiduría popular, que asegura que el efecto de la orina sobre la zona afectada por la picadura alivia el escozor. 

Sin embargo, aunque esa solución efectivamente puede ayudar en algunos casos, debido al efecto del amoníaco que contiene la orina, resulta contraproducente en otros (más tarde supimos que aquello fue lo que le sucedió a mi primo). 

Aquella experiencia me hizo entender muchos años después la importancia de actuar correctamente ante una picadura de medusa. Y por eso hoy quiero aclararle algunas de las dudas más comunes que surgen al respecto:

1. ¿Qué hacer cuando pica una medusa?

Lo más recomendable, ante la mínima duda, es acudir siempre al puesto de socorro o primeros auxilios más cercano. En caso de que el estado de la persona picada por la medusa empeore pasada media hora o que los síntomas vayan más allá de la manifestación local (por ejemplo, si se sufren mareos, vómitos, taquicardias…), lo más recomendable es acudir directamente a un centro sanitario. 

En un primer momento, tras la picadura, lo urgente es limpiar la zona afectada. Si dispone de los medios necesarios puede tratar de realizar esta limpieza usted mismo; si no, acuda directamente al puesto de socorro o de primeros auxilios más próximo. 

Lo primero es retirar las partes de la medusa (de sus tentáculos) que se hayan quedado adheridas a la piel. Para ello, presione con cuidado con un elemento duro, como por ejemplo un DNI o una tarjeta de crédito, y ayúdese con agua de mar (ojo: no utilice nunca agua dulce). Inmediatamente después debe desinfectar la zona. 

El uso de amoníaco rebajado con agua (la orina puede valer como medida de emergencia, pero mejor optar por lo primero) o de vinagre puede ayudar a desactivar los cnidocitos (células especializadas de los cnidarios -medusas, corales, anémonas de mar y demás familia- que segregan una sustancia urticante que les resulta útil tanto para defenderse como para atacar), ya que tienen un pH alcalino el primero y ligeramente ácido el segundo. 

Pero esta solución también esconde un problema, y es que mientras que un pH alcalino (como el del amoníaco rebajado con agua) es útil ante la picadura de una clase de medusas, es contraproducente en el caso de otras. 

Así, el pH alcalino es eficaz contra la picadura de los escifozoos, grupo al que pertenecen entre otras la medusa luna (Aurelia aurita), el acalefo azul o aguamar (Rhizostoma pulmo) y la medusa luminiscente (Pelagia noctiluca), varias de las medusas más comunes en nuestras aguas. 

Sin embargo, resulta nefasto si se aplica sobre la picadura de una cubomedusa como la avispa de mar (Carybdea marsupialis), cuya presencia en determinadas zonas del Mediterráneo es muy notable, ya que activa los cnidocitos y empeora la situación. 

Contra la picadura de las cubomedusas hay que usar un pH ácido que inactive sus cnidocitos. No obstante, lo recomendable es que este tipo de aplicaciones las lleve a cabo un experto o sanitario y teniendo constancia fehaciente de cuál es la especie de medusa responsable de la picadura, lo cual no es tarea sencilla. 

Si quiere profundizar acerca de los tipos de medusas de mayor presencia en nuestras costas, cómo identificarlas y los efectos específicos de la picadura de unas y otras puede consultar el primer documento que encontrará en las fuentes al pie del texto. (1)

2. Pero, ¿por qué pican?

¿Por qué pican las medusas? ¿Es porque se sienten atacadas o amenazadas? Es decir, ¿es ese su mecanismo de defensa? 

Para ayudar a entenderlo bien he hablado con el Dr. César Bordehore, que es experto en ecosistemas y biodiversidad marina y una de las personas que más sabe sobre medusas. (2) 

Las medusas son carnívoras; pero tienen un problema, y es que no ven a sus presas ni son capaces de detectarlas en la distancia”, explica. 

Así, la forma en que las medusas capturan el zooplancton y los pequeños peces es atrapándolos con sus tentáculos y, cuando detectan una presa (mediante un mecanismo de reconocimiento bioquímico al contacto), los cnidocitos disparan miles de filamentos cargados de toxina

Si la presa es un pez pequeño, el veneno inyectado es capaz de matarlo, y entonces los tentáculos de la medusa se repliegan hasta llevar la presa a su boca (un orificio que da paso directamente a su cavidad gástrica). Cuando la presa es una persona, los cnidocitos se disparan igual y, aunque no consiga matarla, “la toxina puede generarle una reacción tóxica o alérgica” notable, recuerda el Dr. Bordehore. 

Anuncio especial

25 consejos naturales para todo tipo de males, dolencias y enfermedades

¿Qué es lo primero que viene a su mente cuando piensa en las plantas? Nosotros vemos vida y salud. Y a usted le ocurrirá lo mismo tras ver este vídeo.

Continúa el e-letter de hoy:

3. Entonces, ¿cómo hay que protegerse?

Evitar las picaduras de medusa pasa por algo muy sencillo y muy complicado al mismo tiempo: no bañarse

Esta es sin duda la mejor solución para los casos extremos, como cuando existen avisos por acumulación en el agua de gran número de medusas o por la presencia en la zona de algunas de las especies más peligrosas (por ejemplo, la medusa luminiscente -Pelagia noctiluca-). 

Si quiere extremar la precaución para protegerse en una zona de gran presencia de medusas lo mejor es que se bañe con ropa. Ésta debe ser preferiblemente de materiales tipo lycra, que no pesan y se adhieren perfectamente a la piel, sin dejar huecos ni bolsas de aire. 

Debe cubrir la mayor extensión de piel posible (por ejemplo, con camisetas de manga larga, mallas…). Pero recuerde que las zonas desprotegidas siempre estarán en riesgo y que, de cualquier modo, no se trata de una solución absolutamente infalible (se han dado casos de picaduras a través de la ropa). 

Quizá haya oído que las cremas solares o untarse con vaselina también sirve para protegerse, pero lo cierto es que el supuesto efecto deslizante contra el agarre de las medusas no siempre funciona. 

En el mercado pueden encontrarse cremas solares con protección específica frente a las medusas. Yo no puedo decirle si funcionan o no, pero muchos expertos dudan que sean eficaces en el 100% de los casos. Además, no hay que olvidar que es una opción que plantea otros problemas: por un lado, el efecto de los posibles componentes tóxicos sobre la piel y, por el otro, los restos de crema que pueden ir a parar al mar en forma de residuo contaminante. 

En definitiva, ante la presencia de medusas la mejor decisión es no bañarse. Cuando no haya medusas y quiera darse un baño, lo aconsejable es que preste atención igualmente a los alrededores y nunca baje la guardia. Además de eso, si quiere extremar las precauciones puede optar por camiseta de manga larga y mallas como vestimenta para su chapuzón.

4. ¿Hay ahora más medusas que antes?

Ahora hay muchas más medusas que antes; ¡son una plaga!”. “Cuando éramos pequeños aparecía una cada verano, y eso con suerte”. Son las frases típicas que se oyen en la playa cuando la presencia masiva de medusas en las orillas obliga a desaconsejar el baño y convierte a estas criaturas en el principal tema de conversación, a veces incluso ocupando minutos en los telediarios. 

Sin embargo, el Dr. Bordehore recuerda que “no hay una respuesta única a si las lluvias o la modificación de cualquier factor ambiental afecta positiva o negativamente a la presencia de medusas”. 

De hecho, en realidad cada especie de medusa tiene un ciclo biológico particular. Es decir, que unas pueden verse afectadas por las lluvias -por ejemplo, a más lluvias, más alejadas de la costa-, pero otras no, ni positiva ni negativamente. 

En este sentido, se pueden diferenciar dos tipos de medusa: 

Por un lado, las que viven generalmente alejadas de la costa y que, por efecto de las corrientes, son transportadas hacia las playas. Es el caso de la medusa luminiscente (Pelagia noctiluca) y el acalefo azul (Rhizostoma pulmo), la primera con una picadura más potente y la segunda casi sin efectos sobre las personas. 

Por el otro, un grupo de especies de medusa que se podrían denominar “residentes”, es decir, que viven cerca de la costa y que por tanto no dependen de las corrientes para hacer acto de presencia en las zonas de baño. Entre ellas se encuentran, por ejemplo, la avispa de mar (Carybdea marsupialis) y la medusa cruz (Olindias phosphorica). 

Ahora bien, tanto para las medusas del primer grupo como para las del segundo también es un factor determinante la cantidad de alimento que pueden encontrar en una determinada área. Y esto, a su vez, está muy relacionado con la fertilización del mar por parte del hombre, en especial por culpa de las aguas cargadas de fertilizantes nitrogenados agrícolas o por el fósforo proveniente de los detergentes, por ejemplo.

5. ¿En qué zonas hay mayor concentración de medusas?

El Dr. Bordehore está especializado en el área del Mediterráneo, pero afirma que por lo general no existe un patrón que explique la presencia de más o menos medusas en un punto u otro. 

Lo que sí tenemos son playas con mayor incidencia de picaduras que otras, pero está claro que el número de picaduras no sólo depende de si hay medusas, sino también de la cantidad de bañistas”. 

Además, a esta heterogeneidad espacial se suma la temporal, de año en año, explica, lo cual complica mucho cualquier tipo de pronóstico. 

Donde sí hay una cierta homogeneidad entre años es en el caso de las especies de medusas ‘residentes’, que viven en un determinado tramo de litoral de no demasiados kilómetros”, continúa. 

Se refiere a diversos arenales diseminados por todo el litoral a los que se debería prestar una atención especial, pues mediante el manejo de la calidad del ecosistema podría llegar a reducirse notablemente la presencia de medusas urticantes.

6. ¿Son algunas medusas más peligrosas que otras? ¿Cuál es la peor?

Una de las especies más peligrosas que se pueden encontrar en las playas españolas es la carabela portuguesa (Physalia physalis), que curiosamente no es una medusa sino una colonia de zooides flotante, aunque por su forma y el modo en que pica es muy similar a ellas. 

Se sabe que una carabela portuguesa provocó la muerte a un bañista en Cerdeña con una picadura en 2010, aunque por lo general su picadura no mata, sino que se queda en unos daños relativamente severos. 

Pero ¡puede respirar tranquilo! Lo cierto es que en nuestras costas la carabela portuguesa se ha detectado sólo en contadas ocasiones. Además, a diferencia de muchas medusas, este organismo se ve fácilmente porque tiene una parte que flota por encima del agua. 

Como siempre (aunque en el caso de la carabela portuguesa más si cabe), lo principal es evitar la picadura. Si ve alguna en la zona no se bañe en ningún caso, pues poseen tentáculos de varios metros de largoque podrían alcanzarle aunque se encontrase a cierta distancia. También podría haber trozos urticantes dispersos en el agua, incluso de individuos mucho más pequeños que merodeasen por la zona. 

Si sospecha que le ha picado una carabela portuguesa, no se lave bajo ningún concepto con agua dulce. Utilice agua del mar para retirar los restos de tentáculos adheridos a la piel y acuda al centro hospitalario más cercano inmediatamente, incluso si no nota ningún síntoma (éstos pueden aparecer con el paso de las horas). 

Le recuerdo que si quiere profundizar en los tipos de medusas de mayor presencia en nuestras costas, cómo identificarlas y en los efectos específicos de la picadura de unas y otras puede consultar el primer documento que encontrará en las fuentes al pie del texto. (1)

Unas últimas consideraciones ante una picadura

Las picaduras de medusa reiteradas (lo que se conoce como “repicadura”) sensibilizan cada vez más al paciente, lo que puede derivar en reacciones más graves, al igual que sucede en el caso de las avispas. 

Y lo que es todavía peor: para que se produzca esta mayor sensibilización la segunda picadura ni siquiera tiene que ser inmediata a la anterior, sino que pueden estar separadas por años. 

Es decir, que tras una picadura de medusa lo mejor será que se fíe de su instinto y del cierto “miedo” que quizá desarrolle, ya que es lo que le va a permitir estar más alerta y ser más prudente en el futuro ante la presencia de estas desagradables visitantes. 

Por otro lado, gracias a un proyecto pionero puesto en marcha en nuestro país hoy se sabe que la picadura de medusas puede ser no sólo tóxica sino también alérgica. Es decir, que en muchos casos las reacciones experimentadas tras su picadura están mediadas por componentes alergénicos. De hecho, esta “alergia a las medusas” podría ser tan frecuente o más que la alergia a otras picaduras de animales, como por ejemplo la de los himenópteros (avispas). (4) 

Quizá dentro de unos cuantos años exista un tratamiento específico contra las picaduras de medusa, pero por el momento la realidad es la que es. Por eso quiero insistir de nuevo en lo que también el Dr. Bordehore hace especial hincapié: la mejor medida contra la picadura de medusa es evitarla

Así que ya lo sabe: ante las medusas toda precaución es poca. Pero, eso sí, ¡no deje que le amarguen las vacaciones, ni se quede sin darse ese chapuzón que tanto le apetece! Sólo trate de tener los ojos bien abiertos por si aparecen y, si quiere ir un poco más allá a la hora de protegerse, utilice ropa de manga larga y ceñida para bañarse. 

¡A su salud! 

Luis Miguel Oliveiras 

viernes, 18 de agosto de 2017

Piernas pesadas en verano: cuatro plantas salen en su ayuda por Felipe M. Miller




Por Felipe M. Miller
Los problemas de circulación en las piernas son un mal de nuestro siglo que ocasiona numerosos problemas de salud y que se acentúan en verano, con el calor, los viajes, etc. 

A esto se añade que cada vez somos más sedentarios, y prueba de ello es la eclosión de problemas de salud ligados a la vida inactiva de todos aquellos que se pasan el día sentados en la oficina o tumbados en el sofá. 

Un problema de civilización

El modo de vida sedentario multiplica los problemas de circulación sanguínea, tanto de circulación sistémica o general (relacionada especialmente con problemas cardiovasculares) como de circulación periférica (que afecta sobre todo al retorno venoso y, por tanto, a las piernas). 

El sendentarismo “duplica el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad y aumenta el riesgo de cáncer de colon, de hipertensión arterial, osteoporosis, problemas lipídicos, depresión y ansiedad”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). (1) 

Pero esta descripción de las consecuencias del sedentarismo incluso se queda corta. Hay que añadir también el síndrome de piernas pesadas, las hemorroides, las varices, las flebitis, las trombosis venosas y la retención de líquidos, que afectan en su mayoría a las mujeres. 

Y es que los miembros más alejados del corazón -como es el caso de las piernas- sufren más trastornos circulatorios, al empeorar la circulación venosa de retorno. Así, se ralentiza el proceso de devolución de la sangre al corazón (para su oxigenación) y se quedan estancados líquidos y toxinas, lo que deriva en problemas de circulación periférica. 

La OMS ha declarado que el sedentarismo es un “problema de salud pública mundial”. Y es que entre el 60 y el 85 % de la población mundial lleva un modo de vida sedentario. (2) (1) 

Vaya ironía que, en la época en la que pasamos más tiempo circulando en todos los sentidos, sufrimos más que nunca una circulación sanguínea deficiente. 

Y eso no afecta sólo a las personas mayores, sino más bien lo contrario. Los que trabajan, las personas que están “en activo”, a menudo son los más inactivos, al pasarse el día sentados frente al ordenador. 

A escala mundial, una persona de cada tres mayor de 15 años hace insuficiente ejercicio físico. Y más aún en los países desarrollados, en donde el porcentaje de las personas que apenas se mueven es aún más preocupante. La gran mayoría de la población tiene una gran carencia de actividad física y apenas dan 10.000 pasos al día. (2) 

Las mujeres se ven especialmente afectadas por los problemas circulatorios periféricos, y la edad ya no es un factor determinante, pues a partir de los 20 años ya se pueden sufrir problemas de retención de líquidos, hinchazón de piernas o hemorroides. 

El verano incrementa los problemas de circulación sanguínea, por el efecto vasodilatador de las altas temperaturas sobre las venas. Con el calor, los vasos periféricos se dilatan y la sangre fluye en mayor cantidad cerca de la piel, por lo que se dilatan los vasos venosos y capilares. Las piernas sufren la peor parte. Los síntomas más frecuentes de la mala circulación en las piernas son la pesadez, el cansancio, la tensión, el calor, el edema y la hinchazón, y en los casos más graves, incluso dolor. 

Entonces, ¿qué hacemos?

Lo primero que hay que hacer es moverse lo máximo posible. 

Levántese, salga, ande, corra, nade, salte… toda ocasión es buena para poner el cuerpo en movimiento. Es cierto que, mientras lo hace, se va a sentir cansado, pero irá desarrollando una resistencia que no logrará si no se mueve del sofá, que es con lo que el cuerpo se debilita. 

Si se sufren trastornos circulatorios venosos, lo segundo que debe hacer es llevar medias de compresión, que pueden marcar la diferencia en caso de problema circulatorio en las piernas. 

La tercera solución es probar remedios naturales. Y es que existen numerosas plantas que permiten estimular la circulación sanguínea y drenar el cuerpo. 

Por eso voy a presentarle a continuación cuatro plantas reconocidas por su capacidad para mejorar la circulación sanguínea: la vid roja, el casis, el olivo y el mirtilo. 

Vid roja (Vitis vinífera)

La vid roja es rica en sustancias activas antioxidantes (impiden el envejecimiento prematuro), entre ellas: 

  • Las oligoproantocianidinas presentes en las pepitas. Varios ensayos clínicos han demostrado que pueden aliviar los síntomas de insuficiencia venosa y las varices. (3) (4) (5)
  • La quercetina y sus derivados, que encontramos en las hojas.
  • Los extractos de hojas de vid roja han mostrado su eficacia en las personas que sufren insuficiencia venosa crónica. (6) (7) (8) (9) (10)

    Un ensayo clínico doble ciego, aleatorizado y controlado contra placebo evaluó a 71 personas aquejadas de insuficiencia venosa crónica. En el grupo que recibió el extracto de hoja de vid, se observaron claras mejorías de los síntomas de insuficiencia venosa crónica. (8).
  • El resveratrol, un polifenol de la piel de la uva roja, muy recomendado por los expertos para mejorar la salud cardiovascular. (11)

Casis o grosello negro (Ribes nigrum)

Desde hace siglos, se considera que los alcoholes básicos del casis son elixires de larga vida, por lo que han formado parte desde siempre de las mejores boticas. (12) 

El casis es cuatro veces más rico en vitamina C que la naranja y, por lo tanto, es un antioxidante excelente. 

Además es muy interesante para la circulación sanguínea, puesto que es vasodilatador. Y esto lo han puesto de relieve varios estudios: 

  • En 33 mujeres de entre 30 y 45 años, la circulación sanguínea mejoró nada más transcurrir 15 minutos tras ingerir casis.
  • En un estudio realizado sobre 10 personas que se pasaban todo el día escribiendo en el ordenador, el casis permitió una mejoría de la circulación sanguínea de los antebrazos. (13)

Olivo (Olea europea)

El olivo era ya conocido como remedio tradicional para reducir la hipertensión arterial en todos los países que bordean el Mediterráneo. (14) 

Ahora los resultados de ensayos clínicos son concluyentes, aunque el descenso de la tensión arterial no sea gigantesco. (14) (15) (16) (17) (18) 

Un estudio realizado en 30 sujetos que padecían hipertensión puso de manifiesto que un tratamiento a base de olivo permitía reducir la presión sanguínea. (17) 

Otro estudio se llevó a cabo en 40 pares de gemelos que estaban en el límite de sufrir hipertensión. Tan sólo el grupo que recibió dosis importantes de extracto de hojas de olivo vio un descenso significativo de su presión sanguínea. (18) 

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) también aprueba su uso para promover la eliminación de los líquidos retenidos a través de la orina. De esta forma puede ayudar a aliviar la hinchazón de piernas derivada de este problema. 

Sin embargo, no se ha llevado a cabo ningún estudio doble ciego y controlado contra placebo. Por lo tanto, se necesitan otros estudios que sigan una metodología más rigurosa, como los ya llevados a cabo en animales, para confirmar la eficacia del olivo en la reducción de la tensión arterial. Mientras llegan para demostrar lo que ya se sabe, desde luego el olivo puede considerarse una estrategia eficaz en caso de problemas circulatorios, sobre todo en combinación con otras plantas. 

Mirtilo (Vaccinium myrtillus)

El mirtilo o arándano morado forma parte de las “superfrutas” cuyo potencial lleva interesando mucho a los científicos desde hace varios años. 

Se trata de un antioxidante muy potente, rico en antocianósidos, que se utiliza para ralentizar el envejecimiento, mejorar la visión nocturna y luchar contra las enfermedades del corazón, el riesgo de cáncer y las enfermedades degenerativas. (19) 

Las primeras confirmaciones de su eficacia datan de principios de la década de 1980, una época en la que varios estudios realizados sobre 569 personas demostraron la eficacia del mirtilo para aliviar y tratar la insuficiencia venosa. Hablamos de insuficiencia venosa o mal retorno venoso cuando la sangre no logra volver a subir desde las extremidades, como las piernas, y llegar al corazón. (20) (21) (22) (23) (24) (25) 

Hace poco se llevó a cabo un estudio simple ciego contra placebo en 181 personas que iban a someterse a una operación otorrinolaringológica, es decir de oído, nariz o laringe. Los sujetos que recibieron extracto de mirtilo durante diez días antes de la operación tuvieron menos sangrado durante la misma y ninguna hemorragia en los días posteriores, lo que demostraba que el mirtilo permitía controlar mejor la presión sanguínea. (25) 

Otros estudios más sólidos (doble ciego, aleatorizados y con placebo) confirmaron la eficacia del mirtilo en los problemas de circulación sanguínea. 

La sinergia de las plantas

Como dijo Aristóteles, “el todo es más que la suma de las partes”, lo que define perfectamente el actual concepto de sinergia. 

Tomar un complejo que contenga vid roja, casis, olivo y mirtilo permitiría aprovechar los efectos de la sinergia de estas plantas para mejorar la circulación sanguínea. 

Los estudios han demostrado que todas ellas poseen algún efecto positivo, aunque sea moderado, pero combinándolas es posible aumentar su eficacia global sobre la circulación sanguínea. Como cada planta aporta sustancias activas diferentes, puede centrarse en distintos elementos del sistema sanguíneo. 

Asimismo, cada una de estas plantas ofrece beneficios que van más allá de la salud del sistema sanguíneo, pues tienen efectos positivos contra el cáncer, antienvejecimiento, de control de la diabetes, contra las enfermedades degenerativas, para la vista, etc. Así pues, puede aprovechar todos sus efectos acumulados.

Como cada persona es única, puede que usted no note los efectos de alguna de estas plantas y que, en otra persona, por el contrario, resulte mucho más eficaz. O viceversa. 

El complemento que hoy le recomendamos tiene ventajas añadidas: sus ingredientes son 100% naturales y su exclusiva combinación de plantas mejora su biodisponibilidad. Y además utiliza una tecnología de encapsulación en microgránulos que permite que los principios activos superen la barrera gástrica y actúen en el lugar más pertinente mediante una liberación prolongada. Es decir, durante ocho horas usted irá recibiendo el aporte de sus principios activos, para un mejor confort circulatorio periférico. 

Si lo desea, puede pedir en este enlace este complemento de vid roja, casis, olivo y mirtilo. 

¡A su salud! 

Felipe M. Miller 

P. D.: Como siempre que le recomendamos desde Tener S@lud algún complemento nutricional concreto, lo hemos seleccionado siguiendo criterios de composición, ingredientes y calidad de fabricación.