¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

jueves, 4 de junio de 2009

Otra injusticia de la maldita comunidad.

Es increíble el daño que se pueden hacer desde los organismos públicos a las personas humildes que sólo intentamos ganarnos la puta vida trabajando sin meternos con nadie.
Llevo años aguantando una injusticia que no me parece ni medio normal. Cómo puse en éste mismo blog hace ya tiempo... Os haré un breve resumen. Tuve el delito de intentar montar un bar de rock en Leganés, esa ciudad que tanto he defendido y por el equipo de fútbol por el que he luchado y animado, esos mismos dirigentes de esa ciudad que me han traicionado de forma increíble. Desde el principio tuve claro que en mi bar no se traficarían con drogas, si no podía sobrevivir vendiendo alcohol pues lo cerraría. Parecía todo muy bonito aquel diciembre del año 2002 cuando lo abrí y el bar se llenó... ¡Vaya, pensamos, quizás no vaya todo tan mal! Pero no pensábamos que el ayuntamiento no quiere tener nigún bar abierto fuera de la cubierta.
Venga a ponernos pegas, a hacernos gastar millones de las antiguas pesetas que no teníamos y que aún intento hoy en día pagar( tantos años después..), pagar reformas para que te dieran una esquiva licencia que pese a tener el pub muchísimo mejor de instalaciones y de comodidades que el noventa por ciento de los de la cubierta nunca llegué siquiera a soñar con tener. Después de unos años de dura supervivencia en los que apenas ganabas algo pero en lo que no podían con nuestra lucha y nuestras ganas de superación vinieron las vacas flacas, venga a perder dinero todos los meses. Me busque otro trabajo, malo y poco renumerado, pero al fin y al cabo un trabajo para poder salir adelante mes a mes y no tener que cerrar.
Luego vino la hecatombe. Hay un hijodelagranputa que espero lea esto y si existiera el infierno se pudra en él y lo hiele con su mala horchata de sangre; al cual espero y deseo no volver a verle porque si no el odio que acumulo quizás pudiera hacer que le haga algo de lo que me arrepienta siempre. Es una mala persona que traicionó y me engañó porque si, era un puto pardillo, pero a alguien que se conoce desde hace años (aunque sea de vista) no se le hace. Miguel Gimeno, escribo ésto desde el odio más visceral que te ido forjando a lo largo de los años, debería estar más calmado para escribir. Espero que algún día Dios, si exista, te perdone. Yo no puedo, me has destrozado la vida.
No olvidare nunca el día que apareciste de buen rollito, como una buena persona, diciendo que porque no poníamos dos máquinas además de la de dardos que ya teníamos. Qué las máquinas de esas que popularmente se llaman matamarcianos no suponían ningún problema. Qué no teníamos que pagar ningún impuesto por ella ni nada parecido que él se hacía cargo de todo y que si algún día pasaba algo, nos distes tu palabra sin valor ni moral ni como persona, de que nos dabas la mitad...
Pues sí pasó, como la policía venía varias veces a poner pegas pero como cumpliamos el horario, no pasábamos droga y nos querían pillar por algo pues ahí estaba. No habíamos sacado la licencia para las máquinas. No sabíamos que hacían falta una licencia pero "la ignorancia no exime de responsabilidad" que palabro más bonito para hacer daño a dos personas que sólo intentaban ganarse la vida honradamente. ¿Qué teniamos que haber hecho? ¿Pasar droga y pasar una parte a alguien para que nos dejaran en paz? ¿no cerrar y estar las venticuatro horas abierta para sacar algo de dinero?
Pues de dos máquinas de mierda que no daban casi dinero (el trivial y la otra el "Street figther", dos juegos antiquísimos) nos impusieron la mayor multa puesta en éste pseudo-pais que es España. A dos máquinas de juego de mierda. Ni siquiera a las tragaperras les han puesto tanto dinero. Alucinante. Como no teniamos ni un euro y no podíamos pagar los !!! OCHO MIL EUROS!!! Que nos exigían de impuesto revolucionario por las dos máquinas pues nos incrementaron hasta que les salió de las pelotas la multa hasta casi los doce mil euros... Alucinante (repito)
Cerramos en el 2007 y aún hoy, sigo pagando las consecuencias.
Encima, para mayor inri. Hacen el juicio, sin avisarnos, no pude estar presente, no pude reclamar. No pude testificar, no pude ver como me hacían daño ¿Es eso legal? ¿Por que no me avisaron? Confirman la sentencia sin que pueda alegar pruebas en mi favor ni nada parecido. Maldita justicia podrida en un pais corrupto.
No sabeis como habeis destrozado la vida de una persona en vuestro afán recaudotoria.
Ojalá sirvieran las maldiciones y el lanzaros mi odio más profundo. Os maldigo, tanto a la Agencia Recaudatoria sangrante como a la Comunidad estafatoria de Madrid. El daño que me habeis hecho no se si lo podreis justificar algún día... Qué os siente muy bien el dinero. Y ¿Para qué lo quereis? Para pagar la entrada de algún utilitario de algún alto cargo...

No hay comentarios: