¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

lunes, 27 de julio de 2009

Cartas desde Vigo. Reflexiones finales


Qué grande es Galicia. Y no sólo por sus maravillosos e impresionantes paisajes, no sólo por la calidez y simpatía de sus gentes,ni por sus económicos precios para comer y emborracharte, ni por la cantidad de marisco y pescado diferente ni siquiera por los atributos que he comentado en otras reflexiones de ésta serie de opiniones sobre Vigo.. no, no es sólo por eso.
Hay algo especial en ésta mítica tierra. Algo que no se puede explicar con palabras. Se que en todos los sitios hay cosas bonitas,monumentos, gente amable y otras no tanto.. Pero aquí hay algo, algo de esa ancestral magia celta. Algo de los antepesados, de esos chamanes, de esos poblados de celtas que habitaron mucho antes de que los romanos y después los cristianos acabaran con toda la magia y la sabiduria de ésa gente, de la que poco nos ha llegado hasta nuestros días, encima hemos despreciado lo demás... ¿nunca os habeis preguntado como sin medicinas, ni hospitales, ni complementos vitamínicos, con humedades, aguantado las inclemencias del tiempo..etc. sobrevían en los primeros siglos de ésta tierra cristiana? ¿Qué tenían para aguantar? pues muchos llegaban a ancianos si no estaban en guerra con otras tribus... Sencillamente sabían coger lo que la tierra les daba y lo más importante, respetarla y quererla como lo que debe ser: una herencia a nuestros nietos.
En definitiva, me parece un crimen no conocer nada de ésta gente, de sus costumbres, idioma o cultura. Pero si vienes no hagas el típico viaje para hotel, playa, el sábado me pongo moco en la discoteca,no. Déjate llevar por la magia, piérdete por sus angostas y ancestrales calles, habla con la gente, relacionate, observa y aprende. Quizás, y sólo quizás, vuelvas más pleno y lleno de algo que no podrás describir en tu interior. Pero sólo quizás.

No hay comentarios: