¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

lunes, 27 de julio de 2009

Cartas desde Vigo. Regreso a Madrid...



Como todo en ésta santa vida, tanto lo bueno como lo malo y lo peor; pues llegó el final de mis vacaciones. De hecho, hoy me he tirado todo el santo día de viaje para poder regresar a mi querido/odiado Madrid. Este madrid que me mata/me da la vida...

Después del gran día de A Coruña, llegamos por la noche en el último tren de vuelta a Vigo para dormir en nuestra ansiada camita...Cogimos el último que había hacia Vigo que también hacia paradas en varios pueblos gallegos y ciudades como Santiago y Pontevedra... Pues bien, hicimos lo mismo que quinientas personas más hicieron desde A Coruña, subirnos en ese último tren. Y menos mal que nos subimos antes de la hora por que sí no, nos quedamos de pie... Flipo. Se supone que Renfe sólo vende un billete por asiento que lo otro es ilegal. Pues que me expliquen lo del otro día. Todos los chavales llenaron el tren pues iban a las fiestas de Santiago, que es el día grande de Galicia, éste sábado 25,aunque la fiesta grande es la noche del viernes al sábado.. me parece muy bien, pero si no entra la gente pues que pongan otro tren o más vagones. Lo que no me parece normal que hasta el revisor se mosquee y diga que "estoy harto de éste regional, hay trescientos asientos y venden quinientos cincuenta tickets"... Flipas.. ¡¡Casi el doble!! ¿Os imaginais lo que pasó, no? todos a ostias para subir al tren, para sentarse o para poder acceder como cuando llegaba la hora y la gente pegándose.. Eso sin contar toda la gente que se coló porque mucha gente que iba de pie alrededor nuestra nos dijeron que como saben que se llena nadie saca billete.. (yo lo siento, pero llevaba todo el día andando, tenía los pies molidos y yo saqué mis dos billetes de ida y vuelta Vigo/Coruña asique NO iba a ir de pie,es lo que hay...)

Afortunadamente, tras dos sustos con frenazos, gente y botellas volando, cerveza derramada en asientos, etc... Llegamos a Santiago a los 54 minutos (puntualidad asquerosa,de verdad..) se bajó el 90 por ciento del tren (y yo estuve a punto de hacerlo pero llevábamos tres días sin parar, ni dormir nada, asi que decidimos volver a Vigo, a tomar un par de ellas y a cenar algo, luego a la piltra...aunque finalmente no fue exactamente así..)

Al día siguiente, sabado 25 día de Galicia, decidimos viendo el sol imperante aterrizar en la playa, vegetar y esas cosas un poco que siempre vienen bien. Miramos en un restaurante cuanto valían las latas de cerveza... ¡¡2,10!! hala, y que te fagorizen chaval... seguimos andando por la enorme y preciosa playa de Samil(Vigo) y encontramos un camping, con su bar, tienda,etc... Evidentemente allí era más barato y por un eurillo te pillabas la lata..jeje. Después del día sin novedad, nos volvimos a la ciudad, y después de descansar salimos a disfrutar la última noche en Vigo... (ayer escribí pero no os conté nada, asi que lo he contado hoy..jeje)

Hoy, domingo, el día se ha levantado un poco nuboso pero hacía bueno. Recogemos, pagamos las habitaciones y vamos a la parada de Taxis. Vaya, siempre hay taxis y hoy que lo necesitamos no hay ninguno.. (nota de la redacción, del hotel en el que estábamos hasta la estación de Renfe hay siete kilometros aproximadamente, lo cual no pienso hacerlos andando con mochilas y demás...)
Finalmente, tras varias visicitudes conseguimos subir y nos vamos hacia Madrid, por fín... Noto frio, ¿estaré flipando o es mi pena por abandonar tan mítica terra celta? pues no, porque miro alrededor y está todo el santo vagón con chaquetas, jerseys,túnicas,etc...
Viene el revisor y le contamos nuestro pequeño problema, y nos contesta el salao que tampoco hace tanto frío.. Nos has jodido cabrón tu nacistes en Lalín, pero yo nací en Madrid y además llevas chaqueta yo no,espabilado... Finalmente nos dicen que van a bajar la potencia del aire...
Si, al momento lo bajaron. Y un ciruelo!, no lo bajaron!. La gente se subleva. Empiezan a levantarse las voces en contra. Una abuela que está delante de mi asiento empieza a liderar la revolución.. ¡¡ Bien, por fín, las masas lucharemos por algo!! pienso en mi más alborozado sueño..jeje.
Mientras despotrican contra Renfe, los hados celestiales y los precios del vagón-bar(2,40 una miserable lata de mahou medio caliente, bastardiños...) me lanzo a evacuar mi sufrida vejiga que como le meta siempre la mitad de líquido que le he metido en éstos nueve días me parece que no llego a los cuarenta...
Al volver del baño, me encuentro con que hace más frio que antes pero no en nuestro vagón, no. En todo el puto tren. Busco al mecánico para decirles que si nos está vacilando o qué (pero sin intención de romperle las piernas, ni nada de verdad.. sólo un toquecito) y me lo encuentro debajo de un falso techo quitado, todos los cables colgando y leyendo algo que parece un manual de aire acondicionado. Me quedo mirándole,se me queda mirando y.. nada, déjalo. Da igual, pasaremos frio..

Después de tres horas de helado y sufrido viaje consiguen quitar el aire, empieza a hacer calor y la gente protesta.. joder, que cansinos. Vuelven a poner el puto aire acondicionado (maldito invento. Vivan los ventiladores,coño). A los ventisiete minutos mi compañera y yo debajo de un iceberg en el que nos habíamos convertido en dos pequeños témpanos de hielo decidimos ir al bar... ya que si vamos a morir congelados, mejor con el estómago lleno...

Y finalmente (asi, a grandes rasgos porque tampoco quiero profundizar o me tiro hasta el martes contando chascarrillos y tal...) llegamos a chamartin; deseosos de llegar a casa. De pasar esos 36 gradazos que marcaba el termómetro. De sudar como un perro en celo. Me da igual, lo pasaré mal, pero al menos el calor es natural y no esas malditas máquinas infernales inventadas por Belcebú...

No hay comentarios: