¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

viernes, 28 de agosto de 2009

Intentando estudiar en la biblioteca. Primeros escarceos..



¿Habeis probado alguno de mis queridos lectores a intentar ir a estudiar a una biblioteca en verano? Es algo un poco difícil. Es más fácil que mi querido C.D. Leganés gane la liga que te concentres tres horas seguidas en una biblioteca pública.
Y no lo digo por decir o porque me lo hayan contado (bueno también me han contado algunas e increíbles anécdotas...) pero os lo cuento porque lo estoy viviendo en primera mano. Cada santo y caluroso día de éste verano del año 2009.
Me apunté en primavera a una oposición que iban a salir para finales de septiembre de éste año de auxiliar de administrativo, tambien me compré el temario y me apunté en una academia, eso unido a que Correos me dió una patada en el culo a principios de Julio hizo que me tomara bastante en serio la preparación para éste examen, ya sabeis si no puedes con el enemigo únete a él...XDDDD
Asi que alterné las clases de academia con las frecuentes visitas a la biblioteca de "mi barrio", o sea la que me pilla más cerca de casa. Qué está situada en la Calle Doctor Esquerdo número ciento y pico mil... no tengo ni la más pajolera idea del número pero debe ser cerca del doscientos porque es al final de la calle, cerca del metro pacífico...
Y según ha ido avanzando el verano, cada día es más difícil de estudiar y de concentrarte. Cada vez que la gente ve que tiene más cerca los examenes de septiembre vienen más y además intentan estar más horas estudiando. Lo de "intentan" está comprobado que el ser humano es imposible de que se esté quieto ni veinte minutos seguidos... ¡¡Veinte jodidos minutos seguidos!! joder, ¿Es tan difícil estar veinte minutos seguidos concentrados intentando leer o repasando apuntes, haciendo esquemas, pasando apuntes a limpio.. pues para mí y un mínimo de porcentaje de usuarios de las bibliotecas públicas pues no, pero para el 98.23 % de lo individuos que van pues sí.
Llegan, y aparte de que cada uno que viene ocupa tres sitios, tiran la carpeta/libro de mala manera encima de la mesa. Se sientan arrastrando la silla como si el material de que está compuesto el mueble pesara quinientos kilos o algo así. Vuelven a arrastrar la bendita silla otras quince o dieciseis veces hasta que encuentran la posturita. Vuelven a abrir la mochila, sacan un estuche con: tres lapiceros, dos sacapuntas (¿Dos sacapuntas con dos agujeros cada uno, para que coj...?), un montón de boligrafos de variados colores y tonalidades (una chica delante de mi hoy, ha sacado ¡¡siete bolis!!! joder, ¿pensabas escribir la segunda parte de guerra y paz?), diferentes rotuladores fluorescentes para remarcar de cuatrocientos colores seguidos el libro y dejarlo ilegible, cuatro o cinco gomas de borrar ¿?, y un largo etcétera de objetos destinados a la escritura y subrayado de apuntes... Claro empiezan a hurgar la mochila, abro cremallera, saco un boli, cierro cremallera, saco no se qué, asi media hora, cuando no lo encuentran. Se mosquean y tiran la papeleria portátil que llevaban en la mochila de mala manera en la santa mesa. Sacan los apuntes que los tienen en unas putas carpetas que se han puesto ahora de moda y que son transparentes y tienen.. ¡¡¡VELCRO!! Me cago en todas las geniales ideas de los fabricantes de material de papelería. ¿¿ PARA QUE COÑO PONEN VELCRO A UNA JODIDA CARPETA?
Bueno.. después de que llevan media hora sacando cosas y consiguen sacar los apuntes de la carpeta, cogen las treinta hojas donde están escritos los apuntes y se ponen a dar golpecitos en la sufrida mesa para colocarlos ¿?¿?¿? Si no los habeis sacado de la carpeta porqué estarían descolocados ¿?¿?¿? Cuando parece que se calma la cosa, tu te concentras y te pones a estudiar se ponen a ... 1) sonarse los mocos, o 2) hablar/vacilar/susurrar con el compañero que está al lado/enfrente, o 3) a pasar las hojas a mala hostia, como si ellas tuvieran la culpa de que tu tienes el examen en tres días y no tienes ni idea...
Después de hacer todo el ruido se levantan al servicio, claro, los pobres no aguantan como deben llevar unos veinte minutos sentados.... Y así todas las mañanas, todos los días, toda la gente que va, bueno.. casi toda. Porque el colmo de los colmos es un abuelo que por los dos enormes libros que ha cogido debía de ser ruso o algo así (estaban escritos con caracteres cirílicos, el lenguaje que utilizan en los paises ex-URSS) abre los dos libros ocupando media mesa (eran de tamaño gigante cada libro...) se concentra en la lectura, se apoya las manos en la cabeza y se pone a dormir... flipo. Cada día flipo más con las bibliotecas. Menos mal que para pasar apuntes, repasar o hacer esquemas no me hace falta silencio absoluto porque creo que dónde menos silencio hay en toda la biblioteca es en la zona dónde más debería haberlo. En la sala de lectura/estudio. Que parece una lonja de Cantabria a las siete de la mañana de un sábado. ¿No entiende la gente que sus ruidos constantes pueden molestar a los demás?¿ES tan difícil de comprobar?
Pues hay menos ruido en la zona de los ordenadores, o dónde está la gente leyendo el periódico que en la zona de estudio... Iba a contar algo sobre la superwoman de la guarda jurado pero ya no me queda más espacio para hoy asi que os lo contaré mañana....

No hay comentarios: