¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 17 de octubre de 2009

Harto de tu hipocresía. Olvidame si te caigo mal o mejor muérete


Disculparme pero hoy voy a desfogarme un poquito. Estoy más que cansado de la hipocresía de la gente. ¿Es tan difícil no ser tan hipócrita? Está claro que en el mundo en que vivimos si queremos no estar de gresca todo el día, si queremos llevarnos más o menos bien con la gente hay que mentir un poco. Hasta ahí de acuerdo, y más si tienes algún trabajo cara al público en el que todo debe ser maravilloso de la muerte.
Pero de ese punto al de la hipocresía va un larguísimo trecho. Ayer tuve que soportar tres actos de fe que me sublevaron tanto que a punto estuve de dejar de ser un humano y convertirme en una máquina de matar. Así. De sencillo y de simple. Además, ayer para no ser tan hipócritas como ellos se lo dije por activa y por pasiva y, por si acaso, no lo han entendido muy bien; hoy les he mandado un sms, un email y además lo escribo en mi blog, que se que a veces me leen... ¿Cómo más se lo tengo que dar a entender?

No voy a poner aquí sus nombres porque me parecería demasiado cruel y rastrero. Ellos saben de sobra quienes son. No merece la pena alargarse tanto como lo estoy haciendo pero es que hay cosas que no las puedes tolerar porque no.
Hace unos días era un bastardo, un guarro hipócrita, un niñato... y ayer cuando te los encuentras cara a cara soy un tipo genial-chachi-coxonut-de la muerte..
¡¡ Bravo !!
Entiendo que no nos vamos a liar a ostias cada vez que nos veamos (aunque de vez en cuando tampoco estaría mal para desahogarnos un poquito y liberar stress acumulado...) pero tampoco es, como ayer te dije seis o siete veces, para que me hagas la pelota y me digas lo guay que soy. No. Es tan sencillo como que una de dos: o me ignores, o me ignores y me la chupe tu...
En fin. Siento haber estado tan grosero, pero hay veces en que la ocasión lo requiere. Perdonarme porque la entrada de hoy haya sido ... digamos, diferente a la de otros días pero... Como dirían los geniales Kaos Urbano... "Tolerancia ni que hostias..." "Aun sentimos la rabia en las entrañas"... pues eso. Así me siento yo.

No hay comentarios: