¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

lunes, 19 de octubre de 2009

La vida sin tí será un poco menos maravillosa, hermano. Descansa en paz


Ayer me enteré de la trágica noticia. Algo me encogió el corazón. Miran que mueren famosos al año; tanto periodistas como actores ect... Pero la verdad siempre me había producido una enorme indiferencias sus muertes. Está claro que siempre que muere una persona te da pena, pero no porque sea un famoso que no conoces te da más pena..
Pero ésta vez me da más pena. Y no porque tuviera la oportunidad de ser amigo de éste genial comentarista (aunque si te conocí una vez y me aceptaste sin mirarme mal ni nada parecido. Gracias),no. Me da mucha pena porque se le veía una buena persona. Y de eso no abunda mucho en los medios de comunicación. Los cuales ultimamente están plagados de pseudoperiodistas y de listos que en su vida han trabajado ni quieren trabajar y se meten ahí intentado chupar del bote.
Pero tu fuistes distinto. A pesar de que sabían que te iban a criticar, especialmente la España profunda y arcaica. Pero a ti no te importó. Fuistes como fuistes hasta el final. Como debe ser. Como sólo los grandes genios como tu saben mantener. A los 53 años te fuistes para no volver. Tu pareja pasó uno de los peores momentos de su vida al verte inerte, sin vida. Y luego todos nosotros intentamos compartir ese dolor. Andrés Montes, te añoramos.
No estoy diciéndolo por decir, como suelen hacer en casi todos los medios de comunicación cada vez que fallece alguien conocido, no. Lo digo porque me ha dolido mucho quedarme sin la voz. Sin esa pedazo de persona y pedazo de profesional que nos ha dejado tan prematuramente. ¿Porqué te fuistes tan pronto, Andrés?
Atrás quedan miles de horas que hemos compartido de madrugada. Tu ilustrándome, divirtiéndome, enseñándome y entreteniéndome con una de nuestras grandes pasiones: el baloncesto y la NBA. Nunca podré olvidar tus miles de comentarios, tus anécdotas, tus motes a los jugadores, tus frases que ya han pasado a la historia. Gracias por todo, hermano. No te podré olvidar. Poco puedo hacer por ti y por tu familia y amigos. Pero al menos te prometo que vivirás mucho tiempo en mi corazón y en mi cabeza.. La vida puede ser maravillosa con los pinchos de merluza viendo a los amarrategui blues, pero cuando alguna buena persona como tu nos deja, algo nos hunde, algo nos hace maldecir, algo nos hace llorar. Gracias, de corazón. Gracias

No hay comentarios: