¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 5 de diciembre de 2009

Para todos aquellos que no somos "gente normal", con cariño



Juan Wilson llegó a España con su familia el año pasado. Dejaron atras su querida Colombia natal, huyendo de las guerras, la miseria y.....
Juan Wilson era un chico ejemplar para su madre. Era guapo, inteligente y muy obediente. Tenía catorce años. Toda una vida le esperaba fuera del hogar paternal.
En los estudios siempre había brillado, sacaba buenas notas, atendía y era muy inteligente. Todos los profesores estaban encantados con él.
Para no llamar la atención y que ningún chico se enfrentara a él nunca respondía a las fáciles preguntas que cuestionaban los tutores estudiantiles en clase. Casi siempre se las sabía pero prefiría no hablar para que no le tacharan de "empollón"
Según iba creciendo descubrió que algo en su cuerpo no "funcionaba bien". A los demás chicos les encantaba jugar al fútbol, hacer de rabiar a las chicas, hablar de "lo buena que estaba esa o la otra", hablar de coches o de las goleadas del madrid y el barça...
Pero a Juan no le gustaba nada eso. Es más, se aburría soberanamente con todas esas chorradas. Empezó a aislarse poco a poco. Le gustaba leer libros en el recreo, la gente empezó a reirse de él y a insultarle pero no le gustaba la violencia. Lo pasaba muy mal en clase.
Como era muy guapo las chicas se pegaban por "hacerse sus novias", a él le gustaba hablar con ellas pero no le atraía ninguna físicamente. Por no encontrarse sólo se juntaba con las chicas en el recreo. Todos los chicos le empezaron a llamar "maricón", a insultarle, a pegarle...
Los profesores llamaron a sus padres diciéndoles que se había "vuelto un chico raro y conflictivo". Al llegar a su casa su padre ni le escuchó. Sólo le pegaba mientras le ordenaba que "se volviera un chico normal", que se integrara con los demás chicos, que se echara novia... Le empezó a llamar maricón. Juan Wilson ni siquiera sabía lo que era esa palabra...
Le pidió ayuda a su madre, pero su dolorida madre miró para otro lado. No quería saber nada, quería que su "querido hijo" se volviera "normal, se echara novia, se casaran, tuvieran muchos hijos...lo normal"
Juan Wilson estuvo toda la noche llorando. El no era maricón pero se sentía muy sólo, muy aislado en ésta sociedad que sólo te golpea y se burla de tí.
Ni siquiera sus padres le ayudaban. A él no le apetecía ser "como los chicos normales", sólo quería estudiar y ser feliz. ¿Era tan malo leer?
Poco a poco se fue volviendo más solitario, dejó de hablar con la gente ,dejó de comer.... hasta que un día harto de las palizas de su padre que le obligaba a comer tres o cuatro filetes diarios y de las suplicas de su madre a un desaparecido Dios para que "volviera a su hijo normal"; decidió irse de casa.
Cogió lo más importante, algo de dinero ahorrado y se largó en una fría madrugada de invierno.

Hoy. Dos años después el servicio del SUMMA se ha encontrado a Juan Wilson muerto. Falleció ésta noche por congelación. Tenía el cuerpo dolorido, malherido, era un esqueleto andante. Sus escasas ropas le hacían parecer un indigente más. Olía francamente mal. Murió con ésta carta en la mano pidiéndonos a todos que por favor intentemos entender a los demás, que no les marginemos porque "no son normales".
La carta termina pidiéndoles a su padre que pusieran una foto en su tumba de cuando era pequeño, cuando era feliz, reía y tenía amigos. Así todos podrían ver que era "un chico normal en una familia normal"

1 comentario:

Anónimo dijo...

gracias. tampoco soy normal.. XD