¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

miércoles, 24 de febrero de 2010

Cuando la demagogia supera a la realidad




Cada vez alucino más y más. No se si las pocas neuronas que quedan en mi castigado cerebro serán capaces de aguantar tantas falacias, falsedades y tontunas juntas. ¿Qué se movilizaron más de 250.000 personas en la mani de ayer de Madrid? hahaha... jajajaja....
Esa pedazo de burda estupidez he llegado a oir en una emisora de radio muy conocida de Madriz. ¿Qué me estás contando,por favor? Salí a la calle a ver el ambiente, a ver como se movia la gente, a recaudar opiniones...etc. En fin, a documentarme un poquito del tema, que nunca viene mal por cierto.
Cogí el tren en atocha en dirección a Recoletos. Al principio ví poco ambiente de "mani", más bien la gente huía de Madrid a sus diferentes hogares; la mayoría de ellos del Sur de Madrid y de los pueblos. Pocos se iban a la mani... Para variar, perdí el dichoso tren, y en los casi siete minutos que estuve esperando comprobé que hordas de ugtistas y ccoccoeros se dirigían ávidos de nuevas manis al lugar convocado por sus sumos sacerdotes, sus bienhaceres de la causa obrera.
Conté a esos inpagables ultras sindicales. De Ugt había seis abuelas, tres señores regordetes que no cumplirían más los cincuenta y dos niños que se divertían dándose banderinazos y pisando las de sus aburridos ancestros. En cambio el ambiente en las filas ccoccoeras (¿lo de ccoo es en homenaje a aquel e impagable estado soviético, CCPP? Me pregunté en el sumum del aburrimiento más aburrido...); había un ambiente más juvenil, digamos. Dos abuelas, seis bodegas y ¡¡¡ Siete jóvenes !!! ¡¡ Yupi!!! Del alborozo no cabía en mí. De esos siete jóvenes, tres eran chicas. Y una tenía una delantera que ya quisiera el Real Madrid.
Como aún faltaban un par de minutos, saqué un pedazo de libro titulado "La Verdadera Profecía" de mi mochila y me hice el interesante leyendo. Finalmente, y tras varias vueltas en su derredor acechando a la presa; mi objetivo se fijó en mí. Bien, otro puntito. Al rato se aburrió de mi peluda presencia y fijó su vista en algo más interesante: La Nada. Pero no. No soy de los que se rinden a la primera. Cuando vino el tren, hice que me chocaba con ella y con mi más amplia sonrisa la pedí perdón. Ella aceptó mis disculpas con una sonrisa que aún recuerdo en mis visitas al excusado y ya me atreví a entablar la conversación.
A partir de ahí me sentí un poco mal. Un poco como los sindicatos. Por caerla bien, por ganar lo que quería y conseguir mis objetivos la segui el rollo, le dí la razón y entré en su terreno en una cálida pero no húmeda(como yo pretendía..) conversación.
Al llegar a la mani, sinceramente me sorprendí había bastante gente. Mucha más de la que pretendía. Me había hecho ilusiones con mi nueva aliada en el poder. Para conseguir mis objetivos seguí riéndole las gracias, segui aguantando el chaparrón politico de toda la gente "curiosa" que me presentaba..etc. Pero al rato vino la traición. Un mostrenco digno de las películas de Chuk Norris hizo su aparación llevándose mis sueños e ilusiones. Esa cosa llamada prometido... (¡¡¡AAARGGHH !!! ¿Quién se habrá inventado semejante y falso palabro?) apareció en escena.
Se despidió cortesmente. Como quien dice adiós al panadero o al vecino del ascensor. ¿Ya se olvidaron tus promesas? ¿No recuerdas tus risas y nuestros pactos? Está bien. Tu lo has querido, por no seguirme el juego contraatacaré contra tu nuevo amigo... Convocaré una mani si hace falta cuando, como y si a mí me conviene; pero sólo pensando en mi interés, naturalmente...

1 comentario:

Anónimo dijo...

va a parecer que sabes escribir y todo... XDDD