¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

domingo, 21 de marzo de 2010

Tristemente la vida sigue igual...


Antes de empezar a escribir quisiera pediros perdón por llevar tantísimo tiempo sin escribir en mi blog. No es por justificarme ni nada de eso, es más hay mucha gente que se que se ha alegrado de que me tomara éstas "vacaciones". La primera de mis excusas es que mi ordenador. Mi querido ordenador, compañero de mil aventuras. Colega de inmuerables noches de insomnia ha muerto. Si falleció el pasado día 8 de marzo.
Irónico. El mismo día que fallecía mi ordenador (ya no hay arreglo posible, pues lo hemos trapicheado hasta el infinito y más allá...) se celebraba en todo el mundo el día de la mujer trabajadora. Y ese mismo día y al día siguiente mis delicados oídos oyeron estupideces incroguentes que pretenden ser graciosas del tipo: "¿Porqué tiene que haber día de la mujer trabajadora? ¿Y del hombre trabajador no hay día?" ZAAAAAASSSS!!! En toda la boca. Sus putos dientes volando.
¿Qué porqué? ¿Lo dices en serio o es que tu única neurona está guasona? ¿Será porque llevan reprimidas sin poder trabajar durante veinte siglos y han accedido al mercado laboral con cuenta gotas, pagándolas menos, aguantado machismos recalcitrantes y abusos de varios tipos? o a lo mejor, ¿Porqué se celebra ese día? ¿Puede ser porqué tal día como hoy, hace unos años fue un funesto 8 de marzo que ocurrió en los Estados Unidos, en el año 1857 y fue un día trágico para la humanidad? . Pues el día 8 de marzo de ese año, las mujeres que trabajaban en una fábrica textil de Nueva York, resolvieron parar de trabajar como protesta a sus precarias condiciones de trabajo. Esa era la primera vez que las mujeres se unían para reivindicar mejoras y, por lo tanto, sus derechos. Ellas pedían la reducción del horario de trabajo diario que era de 16 horas, para 10 horas diarias. Además, por trabajar esas horas, ellas percibían apenas un tercio del sueldo que recibían los hombres. Pero la rebelión fue contenida de forma violenta, culminando con la muerte de 129 trabajadoras, carbonizadas dentro de la fábrica. Años después, en 1910, durante una conferencia internacional de las mujeres realizada en Dinamarca, surgió la idea de crear una fecha específica para homenajear a las operarias muertas en la fábrica textil. Y así fue que en 1975, la Asamblea General de las Organizaciones de Naciones Unidas (ONU) decidió decretar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.
¿Os parece suficiente motivo? Pero es que lo triste es que tantísimos años después casi todo sigue igual. Quitando en ámbitos estatales (funcionarios, laborales..etc) en los que se cobra lo mismo en ámbos sexos sigue habiendo discriminaciones. Por eso hay que seguir celebrando el día de la mujer trabajadora. Por eso y por los tontos que siguen haciendo la gracias.
Después de quince días de asueto en mi blog todo sigue igual.
Me permití ésta licencia de escribir para despejar mi mente y por motivos personales. Ya que hay gente muy maja, buena, simpática que amenaza y molesta a traves de internet escudándose en un nick.
Pero me encanta. Con eso lo único que consiguen es que cada vez sea más cabezón, que me confirme en mis ideas y que siga con lo mismo.
Vuelvo a reiterarme en mis disculpas por haber estado tanto tiempo sin escribir. Ahora que me he despejado "un poco" la mente volveré a la carga.
Infinitas gracias a los que me leeis y me habeis mandado mensajes preocupados que porqué no escribía, que si iba a dejar el blog, que si me encontraba bien..etc.
Se os quiere, por vosotros seguiré incordiando.
Hasta el final...

No hay comentarios: