¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

miércoles, 28 de julio de 2010

Contra la Crisis Capitalista. Por la III República...( primera parte)



¿Qué pueden pensar los cerca de cinco millones de parados y los más de un millón de familias sin ningún tipo de ingreso de una monarquía sostenida generosamente por la hacienda púbica y que ha amasado, sin que se sepa cómo, una de las fortunas más grandes de Europa? Lo que se dice en la calle es que la monarquía borbónica, integrante y heredera de la dictadura fascista, está más que deslegitimada cada día.
Aún así, en aras de hacer tragar a la clase obrera, sin que se resuelva, las ruedas de molino que el capital ha preparado, el rey se dispone a ejercer el papel de maestre de ceremonias en la misa concelebrada entre patronal y cúpulas sindicales en aras de la salvación, económica, ésta vez de la patria.
No pueden echar mano ahora de la cobertura ideológica usada en otras épocas de crisis para descargar sobre las espaldas de trabajadores y trabajadoras de las durísimas medidas de ajuste que pretendían imponer. Ya no vale hablar de la corrupción de la dictadura como en 1977 o de la entrada en la CEE como en la "reconversión" Industrial de 1984. Por ello, es más necesario que nunca hacer presidir al fantoche real la comitiva de fuerzas políticas del marco inconstitucional, "agentes sociales" y empresariales, para recuperar la esencia de los Pactos de la Moncloa, referente histórico de la mal-llamada transición: la paz social, y consenso. Fueron indispensables para perpetuar a las fuerzas más reaccionarias en los aparatos del Estado y para facilitar tres décadas de acumulación de beneficios por la burguesía, a partir de la intensificación de la explotación de las  trabajadoras y trabajadores.
De esos polvos vinieron éstos lodos, dice el sabio refranero popular. La crisis capitalista no sólo afecta a los casi cinco millones de parados que contabilizan los organismos estatales. La realidad también se vuelve mucho más cruda para los trabajadores y trabajadoras activos. Mediante el empleo masivo por la patronal de las herramientas que han puesto en sus manos las sucesivas reformas laborales: salarios miserables (que a veces rayan en la indigencia consentida), precariedad en el empleo (intolerables contratos de ¡¡horas!!), contratos-basura (con los que pueden hacernos lo que quieran sin derechos por nuestra parte), pérdida de derechos de jubilación (y encima la van a ampliar hasta los 67 años, para darnos mejor...), enfermedad (no nos podemos poner "malitos" o la que se pondrá "malita" será nuestra nomina a final de mes). Todo ésto ha debilitado y desvertebrado a nuestra clase obrera con la inestimable colaboración y la claudicación de las cúpulas organizativas y directivas de los conocidos como "sindicatos mayoritarios" (y sin ningún tipo de pudor ni de verguenza)
La violencia del sistema se muestra mucho más criminal y acusatoria contra los sectores más desprotegidos de la población: jóvenes, trabajadoras e inmigrantes ( y más si se combinan varias de éstas características..), que se ven constantemente acosados en todos los ámbitos tanto de la vida como laborales. A la degradación general de las relaciones laborales se suman "impresionantes" proyectos educativos como el famoso Plan Bolonia destinado (o eso quieren conseguir...) a perpetuar a la Juventud en los modelos estrictamente mercantilistas del conocimiento. La creciente discriminación de la mujer con unos salarios que en algunos sectores laborales suponen un 60 % del que cobra un hombre por relaizar las mismas funciones en los mismos periodos de trabajos, y con una Ley de Extranjería que criminaliza a los inmigrantes y los persigue hasta lograr su expulsión, atentando incluso contra las normas internacionales humanitarias que dicen defender los toros...
Y aquí lo dejo. Termino aquí la primera parte de mi manifiesto contra la crisis capitalista y a favor de la necesaria tercera república. 
Me ha costado infinidad de horrores no hablar hoy del milagro que ha sucedido ésta mañana. Me he llevado una de las mayores alegrías políticas de mi vida que yo recuerde. Pensar la impresionante dimensión que alcanza el que hayan prohibido la tortura de los toros en Catalunya a partir del 2012. Es un premio para los que llevamos años luchando contra éste estúpido, manipulado, cruel y monetario "arte". Hoy no quería hablar poqué no he tenido mucho tiempo de recabar información. Mañana ampliaré la fenomenal noticia de que hayan prohibido las corridas de toro en ésta región que siempre nos da una lección y nos enseña el camino a seguir en el resto del Estado. Seguiremos informando.

No hay comentarios: