¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Hoy hace tres años que murieron partes de mis sueños


  Un 31 de agosto del año 2007 fue el último día que echamos el cierre a uno de los mejores bares de rock que ha tenido la oportunidad Leganés de disfrutar. Ha habido antes que nuestro bar mucho mejores locales y posiblemente en el futuro los habrá. Pero ninguno o muy pocos tuvieron la magia que tuvo el Némesis.
  Cualquiera que haya ido habitualmente durante los más de cinco años que estuvimos abierto cara al público lo sabe. Cualquiera que se emborrachara, riera o compartiera los sueños con nosotros lo ha vivido. Cualquiera que sufriera con nosotros la represión del ayuntamiento de Leganés sabe de lo que le hablo.
   Pese a maldades ajenas, pese a problemas monetarios, pese a la presión del ayuntamiento o gracias a todo eso más la inestimable ayuda de vosotros, tod@s aquell@s que vinisteis al bar fuera una, cien o doscientas mil veces hicieron que nuestros sueño permaneciera vivo hasta hoy.
   Nunca me cansaré de daros las gracias, tanto si os tomabais una cerveza como si me dejabais sin existencias de vodka (como pasó más de una vez... XDDD). No importa. Lo importante es que tod@s pusisteis vuestro granito de arena para que ese proyecto conjunto llamado Bar Némesis diera caña en Leganés. Sólo pretendía ganarme la vida con algo con lo que llevaba años invirtiendo y disfrutando. Con la música, con nuestra música. Tan vilipendiada y despreciada por aquellos que no querían escuchar. Tan sufrida por nuestras familias, amigos o gente que no escuchaba la música con el corazón como nosotros.
   Sólo quería ganarme la vida honradamente con la música y poniéndoos copas pero finalmente ellos ganaron. Fuimos fuertes, luchamos contra las adversidades, tuvimos que aprender algo de leyes y de jurismos absurdos. Tuvimos que aprender a hacer recursos, a discutir con técnicos de sonido (ni sabíamos que algo tan puro se podía destrozar tanto...), a aguantar improperios de zorras camufladas de jefas en ciertos sectores administrativos. Daños morales, daños monetarios, persecuciones y robos legales disfrazados de embargos. Trabajar en dos sitios sin poder dormir para proseguir con nuestro sueño de un bar. De nuestro bar.
     Todo los superábamos. No importaba las trabas ni las maldades a las que nos sometían. Sacábamos fuerzas sin tenerlas de sitios insospechados y todo ello era gracias a vosotr@s. Vuelvo a repetirlo.Me llamaréis pesado pero me inunda la melancolía. Qué no la tristeza. No confundir. Estoy muy orgulloso de lo que tuve y lo que fui pero lo estoy gracias a vosotr@s. Si vosotr@s no me hubierais dado esos ánimos, esa confianza, ese cariño jamás hubiera aguantado tanto. Al principio no me di cuenta pero con los años me he percatado. Gracias infinitas por vuestro apoyo, por gastaros vuestro dinero en nuestro proyecto que tan sólo alcanzó poco más de un lustro de vida...
     Pasan los meses, pasan los años... pero sigo pensando en tí. Nombre de mujer, invocación de Diosa; sueños desvanecidos. En tu seno pasé los mejores años de mi vida, con tu abrazo comprendí el verdadero sentido de la amistad. Con tus desaires desafié al tiempo y a la lógica. Por tu recuerdo me roban legalmente todos los meses.
    Nunca te olvidaré querido Bar Némesis. No tengo planeado abrir nada más. Ni tengo dinero, ni aunque lo tuviera podría. No ha sido ni medio normal la persecución monetaria, social y tributaria que llevo sufriendo éstos años. Me quejo pero no lloro. Protesto pero lucho. Es mi forma de ser. Es mi forma de sentirlo. Me han derrotado pero no me han vencido. En el fondo, por mucho que me roben, me injurien o me embarguen me reiré de ellos. A fin de cuenta no es más que sucio dinero. Yo gané mucho más. Aprendí a reír, aprendí a soñar, aprendí a disfrutar con la música, aprendía a sufrir para sobrevivir y por encima de todo os gané a vosotros. Amigos que nunca podrán arrebatarme. Si algún día no puedo pagar posiblemente acabe en la cárcel o haciendo trabajos sociales. Más no me importa, todo pasa, todo acaba menos el cariño y la amistad. Se que cuando todo acabase ahí estaréis vosotros. Jamás podré encontrar palabras para agradeceros lo que hicisteis por mí. Hasta Siempre.

POSDATA:        
 Robo récord disfrazado de multa y embargo en la historia de España por la Agencia Tributaria (Y una polla hacienda somos todos...) efectuado a Luis Celaá Morales. Por tener unos días dos máquinas de videojuegos con el local cerradas que ni pudieron demostrar que eran de él pero que ya era culpable antes del juicio multa de 9.600 euros más las tasas del juicio, total más de 12.000 euros. Robados en diferentes embargos y con la nómina embargada hasta las trancas con la consiguiente putada laboral, social y judicial.  Ya está marcado para los restos tanto para no poder pedir jamás un crédito para nada, como para no poder pagar nada a su nombre a plazos ni comprarse un piso o un terreno puesto que la Agencia Tributaria como vulgar Inquisición se apropiará en su nombre (eso tiene un nombre que todos sabemos muy bien). La anterior multa por pillar una máquina sin licencia (una máquina de videojuegos no "tragaperras" con la que apenas se gana dinero...) en España había sido de 800 euros. Explicarme la diferencia y el atentado que ha sufrido éste hombre cuando encima la máquina no era suya. De nada sirvieron las decenas de reclamaciones, las pruebas a su favor, el nombre del verdadero dueño que es un hijo de la gran puta llamado Miguel Gimeno que tiene el taller en el polígono Urtinsa de Alcorcón (tranquilo cerdo, faltaste a tu palabra y no me ayudaste con nada de dinero pero a todo cerdo le llega su San Martín. Jamás te vuelvas a cruzar en mi camino. Ya nada me importa...)

No hay comentarios: