¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

domingo, 20 de enero de 2013

Madrid: "Carromero & Cía." acompañado de otros 229 asesorxs que cuestan 10 millones de euros por año




La "marca" España va muy bien. Pero el tema es que es una campaña publicitaria que pagamos todos y todas. Y lo pagan con nuestros sueldos recortados, la privatización de nuestros servicios esenciales en salud y educación, lo pagan con cada euro que nos roban todos los días.

La marca España va de puta madre, porque no hay un solo diario de Internet o impreso, telediarios o noticieros que no hablen de la CoruPPción de los que nos gobiernan. Una campaña muy cara. muy asquerosa, una mierda.

Dice Juan Gómez en Lanza Digital. com "Sabemos que Ángel Carromero es un militante del Partido Popular con un cargo destacado en las Nuevas Generaciones de Madrid. Tiene 27 años y no ha tenido otro oficio en su vida que la política y sus prebendas. Ahora sabemos que es uno de esos “asesores” que cobran del presupuesto del Ayuntamiento de Madrid por designación a dedo de su partido, aunque sus funciones están repartidas entre la ayuda a una de sus concejalas y la organización y movilización al servicio del PP. Se sabe que hay más de 200 de estos asesores en el consistorio madrileño, de todos los partidos, pero muchos más, naturalmente, del que gobierna.

Si, efectivamente,  el diario El País ha publicado hoy un informe dando cifras concretas. De los 229 cargos de asesoría, 176 coresponden al Partido Popular

Debemos recordar que puiblicamos hace días la noticia de que trabajadores de la Junta Municipal de Moratalaz iban a remitir un escrito de protesta tanto a la concejal presidenta del distrito, Begoña Larraínzar, como a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, por la reincorporación del vicesecretario de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, Angel Carromero, a su puesto como asesor en la Junta. El 'cachorro' del PP, condenado en Cuba a cuatro años de prisión por homicidio imprudente tras sufrir el pasado 21 de julio un accidente de tráfico en el que murieron dos disidentes cubanos, tiene un sueldo de 50.000 euros al año. 

Fuentes sindicales informaron de que el martes se realizó una asamblea de trabajadores del distrito que acordó adoptar esta medida en protesta por la reincorporación de Carromero al Ayuntamiento.  El escrito sostiene que supone un "desprecio" a la función pública la vuelta de Carromero a su puesto de asesor en la Junta Municipal, cuando precisamente se están sufriendo "recortes y no se reponen vacantes" de personal municipal.

Esta es la nota del diario El País, levanatada por muchos medios dentro y fuera del Estado español.

A la sombra de Carromero: asesores a dedo con sueldo público

El Ayuntamiento de Madrid gasta 10 millones al año en más de 200 cargos de confianza elegidos En su mayoría son del PP, y vinculados por su trayectoria o lazos familiares al partido

El Ayuntamiento de Madrid, en manos del Partido Popular desde hace 23 años, gasta alrededor de 10 millones de euros anuales en asesores nombrados a dedo, que reciben un generoso sueldo pagado con dinero público, sin mediar oposición o concurso de méritos, simplemente por elección personal de un político. A falta de aplicar el recorte anunciado el jueves por la alcaldesa, Ana Botella, son 229 personas, en su mayoría (176) designadas por el Partido Popular. Su función es política: refuerzan el trabajo del Gobierno municipal, sobre todo en los distritos; representan al concejal al que sirven en actos con los ciudadanos; y defienden los intereses de su formación. No se trata de un caso único: el resto de Ayuntamientos, así como los Gobierno regionales y el Estado, también tiene asesores elegidos dedo. El resto de empleados públicos recelan de ellos, pues aúnan labores de cargo electo y de funcionario sin ser ni lo uno ni lo otro. Eso no significa que no estén formados adecuadamente, o no hayan demostrado su valía. Trabajan a destajo, están a disposición de sus jefes a cualquier hora, y tampoco se benefician de ninguna de las ventajas (cada vez menos) de ser funcionario. Pero cobran un sueldo público y sólo responden ante aquel que les ha elegido a dedo (hasta el punto de que, en caso de que su jefe cese o sea destituido, ellos pierden el puesto automáticamente y sin derecho a indemnización).

Fuente: Ayuntamiento de Madrid. / EL PAÍS

Ejemplo de esta desconfianza es el caso de Ángel Carromero, contra cuya reincorporación se han pronunciado funcionarios municipales. Carromero era asesor de la concejal del distrito de Moncloa, Begoña Larraínzar, cuando fue detenido el pasado 22 de julio en Cuba por su responsabilidad en un accidente de tráfico en el que murieron dos opositores al régimen. Tras ser condenado a cuatro años de prisión en la isla, el Gobierno español acordó su repatriación para cumplir aquí la pena. Regresó el 29 de diciembre, y pasó al tercer grado el 11 de enero, de forma que sólo tendrá que acudir a dormir a un centro de inserción social de lunes a viernes. Lo consiguió, en parte, porque durante todo este tiempo ha conservado su trabajo… en el Ayuntamiento de Madrid. El Gobierno municipal se limitó a reducir a un tercio su salario de 50.474 euros brutos anuales a partir del mes de septiembre. A Carromero, que tiene 27 años y no está licenciado, se le cuestiona porque su principal mérito para recibir ese sueldo público es su vinculación al Partido Popular: es vicesecretario de su organización juvenil, Nuevas Generaciones.

Pero no es un caso aislado: como cargos de confianza, la mayoría de asesores cuyo salario paga el Ayuntamiento son gente del partido. Eso no significa que sean unos ineptos, los hay excelentemente preparados. Pero llama la atención la endogamia, pues, además de los lazos de confianza, abundan los vínculos familiares con cargos relevantes de la formación. Por ejemplo: una hermana de Esperanza Aguirre, Cristina, trabaja como asesora para la concejal de Hortaleza, Almudena Maillo, que a su vez fue asesora de la ex presidente regional madrileña. Por su parte, la concejal de Ciudad Lineal, Elena Sánchez Gallar, tiene como asesora a la esposa de su hijo.

¿Hay demasiados asesores eventuales? Madrid tiene 3,2 millones de habitantes. El Ayuntamiento cuenta con 29.153 trabajadores, de los que el 84% son funcionarios. Su presupuesto asciende a 4.301 millones de euros anuales. Hay 57 concejales y 96 altos cargos. Y los asesores eventuales son 229, aunque el pasado jueves se aprobó reducirlos a 214. Según las cifras oficiales actualizadas el pasado mes de agosto, cuando había prácticamente el mismo número (231), estos puestos costaban 10,3 millones de euros anuales al erario público. Esa cantidad equivale prácticamente a lo que el Ayuntamiento gastará en 2013 en fomentar la creación de nuevas empresas, y supone casi el doble de lo que se dedicará a los museos municipales o a ayudar a buscar empleo a los 254.700 parados de la capital.

¿Cuánto cuestan y qué hacen? El Gobierno municipal contaba antes del último recorte con 107 asesores. En agosto, cuando eran 109, eso suponía un gasto de 5,4 millones de euros al año. Es decir, tenían un sueldo medio de 50.000 euros, el doble que el salario medio en Madrid, aunque en realidad sus emolumentos varían mucho según su trabajo. El área de Comunicación y Protocolo sumaba 30 de estos trabajadores, pues se trata de una labor con mucha carga ideológica. El área de Medio Ambiente, Movilidad y Seguridad, que aglutinaba la mitad de gasto corriente, disponía de 11 asesores. Según el Ayuntamiento, se trata en su mayoría de titulados superiores con experiencia laboral previa y, habitualmente, experiencia anterior en los distritos. Botella, por ejemplo, cuando era concejal de Medio Ambiente y Movilidad, tenía cuatro: un doctor en filosofía que le escribía los discursos, un politólogo que ejercía de jefe de gabinete, una licenciada en Ciencias Ambientales y una periodista para la comunicación. Sólo en las áreas de Gobierno, Botella ha pasado de las 150 plazas de asesores que heredó de Alberto Ruiz-Gallardón a 85.

Madrid tiene 21 distritos, al frente de los cuáles hay un concejal. Estos cuentan con 41 asesores; en agosto, cuando eran uno más, suponían un gasto para el Ayuntamiento de 1,9 millones de euros. En cada distrito, hay un consejero técnico (50.500 euros anuales) y un asesor técnico (37.000 euros); los eligen a medias el concejal y el presidente del PP en el distrito (en caso de no ser la misma persona). Antes de las elecciones de mayo de 2011, y de los posteriores recortes de Alberto Ruiz-Gallardón y Botella, había 65 asesores en los distritos,

Además, los grupos municipales cuentan con 81 asesores (ocho menos que en mayo de 2011); en agosto, cuando eran 80, costaban 3 millones de euros al año. El Partido Popular, con 31 escaños, tiene 28 eventuales; el Partido Socialista, con 15 escaños, tiene 33 eventuales; Izquierda Unida, con 6 escaños, tiene 16 eventuales; y Unión Progreso y Democracia, con 5 escaños, tiene 4 eventuales. En los grupos de la oposición, estos asesores realizan, junto a funcionarios, la labor de Gobierno en la sombra. Pero ¿para qué necesita el PP 28 eventuales en un grupo municipal que se reúne una vez al mes, casi nunca hace propuestas y cuyo portavoz forma parte del Gobierno municipal? “Sobre todo hacen trabajo de partido”, señala la formación. En opinión del Ejecutivo municipal, sería preferible no contar con asesores en los grupos, y cambiar ese modelo por una subvención directa a los partidos para que estos sufragaran los sueldos de su personal. Pero eso perjudicaría sobre todo a la oposición, que no cuenta con el enorme equipo de la estructura municipal. Sólo UPyD está a favor de la eliminación de los asesores a dedo. Su líder, David Ortega, tiene a cuatro: un jefe de prensa, un gestor de vídeo y redes, una jefa de prensa y una administrativa. “Viviríamos mejor si tuviéramos los nueve que nos correspondían, pero las cosas están mal y esto, aunque no suponga mucho dinero, es un gesto para los madrileños, que lo están pasando mal y se ahorran ese dinero”, asegura Ortega.


No hay comentarios: