¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

viernes, 8 de febrero de 2013

Se suicida en Córdoba un joven de 36 años al que el banco ya había quitado la vivienda y lo seguía ahogando con las deudas


Un activista de la plataforma Stop Desahucios de Córdoba, Francisco J. Lema Bretón, se ha suicidado este viernes arrojándose desde un tercer piso tras recibir una notificación bancaria para abonar una deuda impositiva de 400 euros.
Julia Camacho/PrensaEl hombre, de 38 años, estaba en paro desde hacía tiempo, al igual que su esposa, y tenía una hija de ocho años.
Fuentes de la Plataforma en Córdoba han explicado que el trágico suceso se produjo a primera hora de la mañana en la calle de Cartago. El hombre había vuelto de llevar a su hija al colegio y al llegar a su domicilio se encontró una notificación de Hacienda para hacer frente al pago de 400 euros de impuestos patrimoniales. Agobiado por su situación, decidía tirarse por el balcón, falleciendo en el acto. Su esposa, que se estaba fuera en ese momento, se enteró de lo sucedido al ver el dispositivo policial en el portal.
El joven recibía tratamiento psicológico. Hace varios meses, al no poder afrontar la hipoteca de su casa y antes de que sus padres, que le avalaron con su propia vivienda, se quedaran en la calle decidió llegar a un acuerdo con la entidad bancaria para realizar una dación en pago.
Sin alquiler social
La plataforma denuncia que no pudo acceder siquiera a un alquiler social, y que mientras su vivienda permanecía cerrada, la familia tenía que ingeniárselas y recurrir a familiares y amigos para pagar el alquiler del piso en el que residían ahora y poder comer. Desde mediados del pasado año, era miembro de Stop Desahucios, y había participado activamente en actividades y manifestaciones organizadas por el grupo.
Se trata del segundo caso similar en menos de tres meses en la capital cordobesa, donde a mediados de noviembre otro hombre de 50 años se arrojó al vacío tras conocer que su familia, con la que mantenía ciertas rencillas, iba a desahuciarlo de la vivienda que ocupaba.

Habéis vuelto a asesinar

Juan Carlos Monedero

Habéis vuelto a asesinar. Ahora a Fran. Vosotros, los de los bancos, los del bipartidismo y sus apoyos nacionalistas, los de la monarquía nacional-católica, los de las comisiones, los de los sobres y la corrupción, los que empujáis a ancianas en la Puerta del Sol, los que financiáis golpes en los países que quieren inventarse una democracia que merezca ese nombre y los que nos ponéis a dos terceras partes de la humanidad en la caja B de vuestras vidas. Sois, como dice el padre de Fran, los que hacéis que los trabajadores empobrecidos tengan que vender hasta los viejos pendientes de sus hijas para enfrentar las deudas.
Tenéis tasa. Claro que tenéis tasa. Nuestra obediencia. Si nuestra rabia no vence a nuestra desmemoria volveréis a ganarnos. Pero no sabéis cuánta rabia estamos acumulando. Una rabia que se ha hecho llaga. Una herida que nos hemos hecho en el muslo de tanto arañarnos. Y entonces, cada vez que metemos la mano en el bolsillo, notamos la herida y nos encendemos. Escuchad a Fran. Escuchadle llorar. Escuchad su desesperación. Nosotros lo hacemos. No nos cabe la rabia. Aún no sabemos qué vamos a hacer con tanta indignación. Pero está ahí. Y se nos va a volver a ocurrir qué hacer con ella. Y no vais a tener dónde esconderos. Será cuando no os veamos con traje y corbata  ni con el Jauar de vuestro marido en el garaje. Será cuando os sorprendamos con el cuchillo en la mano, empujándo al último suicida por la ventana,  llevándole a empujones a la azotea,  arrancándole lo poco que tiene con tus jueces, con tus mercenarios, con tus periodistas sicarios y también con los nuestros que no tienen conciencia ni memoria.
Recuérdalo gobierno cuando me mientas. Recuérdalo policía cuando me golpees. Recuérdalo político cada vez que no estés a la altura de tu pueblo, ese que se está matando y que se está muriendo.
http://www.comiendotierra.es/?p=1372



No hay comentarios: