¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

viernes, 3 de mayo de 2013

Viaje a la Alcarria. Puente de Mayo 2013.














- Con ilusión. Así encaro yo toda esta gira literaria. Pero muy especialmente cada vez que salgo de Madrid. No por nada en especial, porque Madrid me encanta y puedo estar muy orgulloso de haber nacido aquí y de haber sido criado en tierras castellanas. Me hace una especial ilusión salir de Madrid por diferentes motivos, entre ellos el que te conozcan fuera de tu tierra natal. Aunque no venda casi ningún libro, seguiré intentándolo y, por supuesto, iré a donde me llamen para presentar, echar una charla, encontrarme con amigos en un foro o en una entrevista o lo que sea. Más aún si es en una tierra a dónde todavía no habíamos ido  en este larga gira literaria, "Abuelomuro Tour 2012-13". Gira en la que llevamos presentando mi última obra, "El último Dragón" por todo el estado español y que durante este puente de mayo iba a recalar por tierras alcarreñas.

- A mediados de abril, una asociación literaria de Guadalajara me decía que para el día 30  de abril iba a darse una charla sobre literatura juvenil fantástica en la Biblioteca Municipal. Charla enmarcada en la celebración de la "Noche en Blanco" celebrada en Guadalajara la noche del día 27 de abril .En esos actos hubo una gran programación cultural que  comenzó a las nueve de la noche y duró hasta las siete de la mañana del día siguiente. Cine, teatro, magia, música, danza, cuentacuentos, cocina, gymkanas, etc. . Como no pudieron hacer todos los actos que tenía programados en esa noche pues decidieron hacer más celebraciones en diferentes días. Ahí entro yo en escena.   

- Me explicaron, brevemente, que la idea era invitar a un grupo de escritores nóveles para que hablaran de sus proyectos, de sus libros y de como veían el futuro de los libros juveniles y de la literatura juvenil. Por supuesto, la charla sería pública así que  cualquiera que quisiera podría acudir. Por supuesto, acepté encantado la invitación pues aún no había pasado por Guadalajara en mi gira literaria por todo el país y me encaba la idea de acercarme a la vieja capital castellana.
- Para tener más libertad de horarios y de tiempo, Correos me rescindió el contrato en la misma noche del 29 al 30 de abril, volviéndome a contratar para la noche del 2 al 3 de mayo. ¡Que detalle más exquisito por parte de la mayor empresa postal del país!. Así pues, tenía casi tres días libres para acometer la soñada gira Alcarreña.
- Mi correctora, agente literaria, amiga y novia, Raqe, tenía libre esos días por vacaciones laborales así que decidió acompañarme en esta gira, ya que de otro modo quizás hubiera tenido que ir sólo. Para mí era una mezcla de aventura, riesgo y emoción; pues cuando presento o promociono en la comunidad de Madrid siempre está ahí la familia y amigos (eternas gracias, de corazón) aunque he tenido la inmensa fortuna de ir acompañado en algunos tramos de la gira fuera de nuestra comunidad ( Gracia tito por lo de Bilbao y Toledo, Brutal lo de Segovia, Javi; estuvo genial lo de Ciudad Real, ¿eh Raqe?) por regla general siempre suelo ir sólo y arriesgarme a que no haya absolutamente nadie escuchándome cuando hablo sobre mis libros  o sobre mi forma de ver las cosas; pero ahí radica la ilusión de que aunque no vendas nada y tan sólo haya una persona más que te conozca por esas tierras y que se acuerde de ti, habrá merecido la pena el viaje. En serio.
- Fijada la fecha del 30 de abril y el horario de las 19 horarios, empezamos los preparativos. Esta vez los organizadores era un entusiasta grupo sin recursos económicos por lo que no nos pudieron financiar el viaje (como en Ciudad Real, por ejemplo) y mucho menos la estancia de los días que allí fuéramos a pasar. Eso sí una buena recepción nos tenían preparados.
- Mientras hacíamos  los preparativos e intentábamos dejar todo bien atado llegó el día. Después de trabajar me acosté un rato a las siete de la mañana pues nuestro tren no salía hasta el mediodía. Aproveché esas horas de más para intentar reconciliar el sueño tras una larga y nocturna jornada laboral. Cogimos el tren sin mayor problema y llegamos a la pequeña pero coqueta ciudad alcarreña. Tras una pequeña decepción por el hotel España, donde nos habíamos instalado (no fue por el nombre precisamente la reserva sino por lo económico de su tarifa por dos noches). Es el típico hotel que posiblemente en su época fue de tres estrellas y estuvo bien pero ahora está dejado de la mano de Dios y se nota en lo mal cuidado que está, en la suciedad de los pasillos y zonas comunes y en que no hay persianas en el "mini-balcón" (os juro que nunca vi un balcón más pequeño. Compramos un metro adrede para medir las medidas del balcón que anunciaban en internet. El largo era el mismo que la ventana, dos metros y cuarenta centímetros pero lo sorprendente era el largo..¡¡quince centímetros!! Alucinante. Nunca había visto un balcón donde no entraba ni un pie. Bueno, el de Raqe que es más pequeña y de puntillas sí entraba. En cambio, mi gordo pie, no.)
-  Pero eso no era lo peor del vetusto hotel. No. Lo peor era que había un cacho hierro puesto tras la ventana, a modo de persiana que se podía abrir pero que no se cerraba del todo por lo que dejaba varios agujeros y era un problema para los que no podemos dormir con luz. ¿Tan caro resulta poner persianas? Inexplicable. Supongo que es el precio que hay que pagar por comprar ofertas por internet. Una vez salen bien, otras no tanto. Pero hay que reconocer que nos salió bastante económica la estancia. Eso sí, no recomendable para sibaritas o gente como yo que necesita silencio y oscuridad para dormir (si, soy pijo para eso. ¡Qué se le va a hacer!)
- Llegamos a la Plaza de los Caídos en la Guerra Civil, 11 (Madrecita con los nombres de los lugares...¿Conspiración judeo-masónica? ¿casualidades de la vida? ¿ironías del destino o de los Dioses respecto a un ateo ácrata como yo?) en donde estaba la Biblioteca y a donde se iba a realizar el acto. 
- No esperábamos que el sitio estuviera lleno, desde luego que no, pero al menos esperábamos que estuvieran los organizadores....
- Finalmente llegaron con veinte minutos de retraso, los tres organizadores más sus parejas, amigos, etc.. por lo que finalmente hubo gente en el acto. Esperamos diez minutos más a otros dos autores que estaban invitados (otros tres faltaban por llegar pero como era muy tarde la organización decidió comenzar sin ellos).
- A las 19.30, con treinta minutos de retraso empezó el acto. Humilde pero muy bien realizado. Quitando la tardanza que se compensa con que fueron a comprar "unas cervezas y algo de picar" para los asistentes; así que mientras llenábamos la panza y degustábamos los litros de Amstel comprados para el  efecto (Gracias por la comida y la bebida, pero donde esté una buena Mahou..je je je)
- Me dejaron intervenir en varias ocasiones,contando de que iban mis libros (y bien que fui allí a hablar de¡¡mi libro!!). Hablé no sólo de "El último Dragón" y "La Verdadera Profecía", sino también de mis dos libros de poemas, "Mis Poemierdas. Volumen 1" y "Batallas de un joven abuelo" y también mencioné de pasada los otros dos, "Rayo Némesis. La cantera del Parquesur" y la colección de "frikismo" denominada "Aún valgo para matar". Después me preguntaron sobre mi experiencia con las diferentes editoriales. Tras ello hablaron los otros dos autores sobre sus experiencias literarias y sobre la "posible ruina a la que te enfrentas haciendo auto-edición o co-edición". Con ese tema estuvimos un buen rato. Después el público participó hablando sobre la literatura juvenil (principalmente sobre "frikadas fantásticas" de nuestros amigos Tolkien y George. R. Martin)) y el negro futuro que nos espera a los autores, especialmente sobre los que no triunfamos tan fácilmente.
- Tras treinta minutos entretenidos, nos despedimos. Donamos un ejemplar de "La Verdadera Profecía" y otro de "El último Dragón" y nos fuimos rápidamente a intentar pillar las librerías abiertas por la ciudad para dejar en depósito libros en los sitios que quieran que los dejemos claro. Tuve suerte y pudimos dejar ejemplares en tres librerías diferentes de la ciudad. Las tres bastantes céntricas y no muy lejos de la Biblioteca (no creo que me hubiera dado tiempo a ir muy lejos pues ya fuimos apurando con la hora de cierre.)
- Terminamos a la hora de cenar. Así que nos fuimos a cenar algo y a disfrutar de la noche de Guadalajara. Hay un garito muy "pop" (del que no recuerdo el nombre pero sí que estaba paralelo a la calle mayor, cerca de la plaza Dávalos) que tendrías que visitar sí alguna vez os dejáis caer por aquí. Su decoración es "Vintage" y añora los elementos del pasado: lámparas de plástico de botella, imperdibles, juegos antiguos, barra hecha por cintas de video, cassettes por el techo... Curiosa y motivadora decoración. Tiene dos plantas. En la planta de arriba hay más "frikismo decorativo" y gente jugando a diversos juegos de mesa en cómodos sofás. En la parte de abajo puedes charlar, con la música baja (mejor para mí gusto musical,je) y comer algo en diversos y sabrosos platos. Muy recomendable.
- El día siguiente, día 1 de Mayo, pensábamos dedicarlo por entero al turismo. Y así comenzamos, haciendo turismo. Más que nada fue porqué nos hicieron madrugar en exceso por culpa del "hierrajo" ese que sustituye a la persiana y entraba tanto sol que no pudimos dormir...
- Tras un rato haciendo turismo, llegamos a las 12 de la mañana al Palacio del Infantado, sitio más turístico y más conocido de la población alcarreña y cual fue nuestra sorpresa al ver que allí estaba convocada una concentración-manifestación por el día del trabajo. Así que dejamos de lado nuestro fervor turístico e hicimos caso al corazón. Nos unimos a la concentración de la ciudad, pidiendo más trabajo y que los que estén en el poder dejen de robar a los  demás. Como nota curiosa de la convocatoria destacar la excesiva presencia policial para la poca concurrencia de asistentes, el encuentro con nuestros "colegas de la organización del acto del día anterior"  y el encuentro con colegas de Vallekas. Allá donde vayas, sí es un acto político o cultural te encontrarás con un vallekano. Garantizado.
- Tras finalizar el acto pues nos fuimos a confraternizar con los colegas de la mani, ya sabéis más amstel para el cuerpo (¿Por qué no les gustará tanto la Mahou como a nosotros, por Dios?). Tras unas cuantas rondas pues proseguimos con el turismo (incluyendo la visita gratuita a una especie de "mini-faunia" que tienen allí, en las afueras de la ciudad), comer y vuelta al hotel a echarnos una "pequeña siesta" que se alargó lo justo y necesario para volver a hacer turismo por pueblos de alrededor (Azuqueca...) y después, salir por la noche.
- Llegó el día 2 de mayo y tras dos días enteros pues tuvimos que volver para Madrid, no sin antes tomarnos el "aperitivo" en un bar cercano a Renfe mientras esperábamos a que saliera algún Cercanías (la falta de presupuesto y que no saliera ningún regional hasta las 17 horas nos convenció para coger este tipo de tren).
- Tras una hora de viaje, que aproveché para escribir más paranoias en forma de relatos, llegamos a nuestra querida estación de Atocha. De allí fuimos a nuestro sagrado Bar-Templo Luvi, en donde confraternizamos un rato con la familia de allí...¡¡No os podéis imaginar lo rica que me supo la Mahou después de tanta Amstel!!
- Así, a grandes rasgos terminó nuestra Gira Alcarreña. Sí conoces algún evento cultural al que quieras y puedas invitarme, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de este blog o a través de mi correo: abuelomuro@hotmail.com. Gracias por leerme y por seguirme.

No hay comentarios: