¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

martes, 12 de noviembre de 2013

Mudarte a ocho kilómetros




- Cada vez son más las personas españolas que se mudan al extranjero a trabajar. Es una decisión drástica y dura pero al igual que hacen las personas que emigran de otros sitios aquí,      es una decisión necesaria pues cada vez hay menos salidas laborales en nuestro maltratado país y los jóvenes apenas encuentran trabajos en donde poder desempeñar en la práctica los duros años de estudio, así que buscan otras salidas más viables tanto laboral como profesionalmente: Alemania, Inglaterra, Brasil…
- Pero hay otras personas, como yo por ejemplo, que no se cambiaron de país ni siquiera lo hicieron de Comunidad Autónoma pues tan sólo se desplazaron a vivir a ocho kilómetros de su residencia anterior. En mi caso, me fui a Madrid cuando anteriormente había vivido toda la vida en Leganés y eso supuso el final de mi vida anterior.
- Al principio todo el mundo me decía que iban a venir a verme, que quedaríamos algún día por Madrid… Total que años después, os puedo asegurar que sí hubiera emigrado a algún país europeo como Alemania, Francia o Italia estoy seguro que hubiera venido a verme más gente que la que ha venido a verme a Madrid…
-  ¡¡Irme a Madrid!! ¡¡Madre mía que delito!! ¡¡Me fui a vivir lejísimos!! Aunque debe ser que la distancia de Leganés a Madrid es más larga que Madrid a Leganés, trayecto que he hecho en innumerables ocasiones pues cada vez que quería verlos, tanto a familiares o a amigos, debía ir a Leganés. Si no, no los veía. Así de duro y de simple. Porque claro para que ellos vinieran a Madrid siempre había alguna excusa por ahí pero para que yo fuera para Leganés pues no había ninguna razón válida. Duro pero real...
-  De verdad, os digo, que si no hubiera sido tan Zafio para los idiomas, o tan cobarde para lanzarme a la aventura, me hubiera ido hace tiempo de este extraño país. Donde premian la experiencia, los años de trabajo y las ganas de trabajar con largos períodos de paro, con absurdas entrevistas de trabajo (“¿Pero no es usted, con 40 años, demasiado mayor para este puesto de trabajo?” o “ ¿No es demasiado culto para este trabajo?”… ¿Qué pasa, que los cultos o los cuarentañeros no comemos o no necesitamos dinero para vivir?).

- Pero cometí la absurda idea de desterrarme lejos de Madrid, tan lejos como a 8 kms, de otro pueblo de Madrid (de mi amado Leganés) y por eso la mayoría de mis amigos, algunos familiares, etc… decidieron “olvidar” el venir alguna vez al barrio, para vernos…. 

No hay comentarios: