¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

jueves, 7 de noviembre de 2013

Un alpinista orientará a los vecinos perdidos en Puente de Vallecas


¿Quién no se ha visto frustrado alguna vez al preguntar por una calle del Puente de Vallecas con nombre de “puerto” o “montaña”, sin obtener una respuesta acertada? Este problema, que parece no tener importancia, angustia a un 63 por ciento de los vecinos según una encuesta elaborada por el Área de Movilidad Humana de la Junta Municipal de Puente de Vallecas.
Según este informe, en la mayoría de los casos en los que un viandante pregunta a un vecino sobre la situación de una calle, la respuesta que se da no es acertada o, incluso, responden encogiéndose de hombros.
Con el fin de solucionar este problema, el Área de Movilidad Humana ha decidido contratar un alpinista por horas que no sólo orientará a los vecinos, sino que los llevará de la mano hasta el punto al que desean llegar.
Una fuente municipal consultada por este periódico asegura que el problema existente en Puente de Vallecas es único en Madrid, y su origen hay que buscarlo en la denominación de las calles, que incita a los vecinos a confundir unas con otras.
La búsqueda de un alpinista como solución “tiene su lógica” —según estas mismas fuentes— dado que el nombre de la mayoría de las calles en Vallecas tiene como denominador común su referencia a un accidente geográficomontañoso. Así, es habitual encontrar vías con nombres relacionados con puertos, picos, cerros, peñas, montes, altos, sierras y cordilleras, entre otros.
Miguel de la Porra, que ejerció como policía local en la Junta durante 18 años, lo explica con meridiana claridad: “Raro era el día que diez o doce personas no entraban en la Junta a preguntarnos por tal o cual calle, sin que supiéramos a ciencia cierta cómo derivarlos. Ni siquiera con una guía gordaque siempre teníamos a mano lográbamos que la gente consiguiera llegar a su destino”, y recuerda un caso singular: “Hace años llegó un señor preguntando por la calle Puerto de Alsasua, que está muy cerca del inicio de la calle del Arroyo del Olivar, donde hubo durante muchos años unacarbonería. Le mostramos el plano, le indicamos cómo llegar y se marchó tan contento. Pues bien, volvió siete días después dando gracias al cielo por habernos encontrado de nuevo, con la barba crecida, el aspecto de no haberse aseado durante días, y la confesión de que no había encontrado la dichosa calle”.
¿Qué había pasado para que este hombre no hubiera llegado a su destino en una semana, cuando la calle que buscaba estaba “ahí al lado”? La respuesta la aporta con toda su crudeza Miguel de la Porra: “Pasó lo de siempre, lo que lleva pasando años y años: que las calles de Vallecas tienen todas unosnombres tan parecidos, que la gente no sabe cómo ubicarlas, ni siquiera los vecinos que llevan viviendo allí toda la vida”.

Según se desprende de su relato, el hombre fue preguntando y todo el mundo le respondía lo mismo: “Por el nombre esta calle debe estar por aquí cerca, pregunte en esa tienda”, “el caso es que me suena muchísimo, debe ser por ahí” o “yo creo que se ha pasado, me parece haberla visto allí atrás”.

Finalmente, el hombre entró "en bucle" en la calle Monte Perdido —cruel paradoja— y allí se le perdió el rastro durante siete días y siete noches. 
Por tanto, la contratación de un alpinista para solucionar el problema parece tener su lógica, y según María del Mar Salado, directora técnica del Área de Movilidad Humana, “¿qué mejor que alguien que conozca bien la montaña para situar en su lugar correcto cerros, montes, picos y cordilleras?”.
El alpinista que se ha hecho con el puesto tras una exigente selección es Eloy del Piolet, miembro del Grupo Alpino “Monte del Kas” y buen conocedor de la montaña. Residente en Vallecas desde siempre, asegura que el problema que él viene a solucionar siempre ha existido y existirá “porque si la gente no distingue un gato de una liebre, menos aún un alto de un cerro, o una sierra de una cordillera”, y porque “no sé a quién se le ocurrió poner tantas y tan juntas calles con nombres tan parecidos; parece como si el objetivo fuera hacerles una putada”, afirma con tono de cabreo.

Entre su equipación cuenta con cuerdas, botellas de oxígeno y un desfibrilador, por si acaso: "Hay tantas cuestas en este barrio y tanta gente que sube, baja, va y viene veinte veces para dar con un lugar, que acaban tan agotados como si hicieran cumbre en el Everest, necesitan de auxilio, y ahí estaré yo, como si fuera su sherpa".
Del Piolet, que estará a las puertas de la Junta vestido de montañero de lunes a viernes, de 9:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:00 horas, no necesita planos“Si me conozco las montañas de la Península Ibérica como la palma de la mano ¿cómo no me voy a conocer las calles del distrito que llevan sus mismos nombres?” y nos pide que le pongamos a prueba, por eso le preguntamos al azar por un destino: “¿dónde está la calle de Peña Ubiña?”.
El alpinista —que prestará el servicio de forma gratuita— se viene arriba y mientras nos coge de la mano para llevarnos allí, nos empieza a relatar: “La Peña Ubiña es una montaña de 2.417 metros de altura ubicada en los Picos de Europa, en el macizo que lleva su nombre, y es una de las más altas de la Cordillera Cantábrica. Su nombre procede del asturiano “Ubina u Obina” que significa blanco”. A continuación nos indica que “en Vallecas la calle Peña Ubiña se encuentra ubicada muy cerca de aquí, es paralela en un tramo a la M30 y en el otro a la Avenida de la Albufera; atraviesa la calle Melquiades Biencinto y se sitúa inmediatamente antes de la calle del Puerto de Piedrafita, terminando en la Avenida del Monte Igueldo. Es una calle corta, estrecha y presenta forma de ángulo de 90 grados. En unos 2 minutos y 37 segundos hacemos cima allí”.
Durante el trayecto la memoria de Del Piolet no deja de sorprendernos, pero sus razonamientos aún más: “¿Cómo es posible que en Vallecas las calles tengan nombres de montañas, cuando su topónimo proviene de un valle, e lValle del Kas? ¿No hubiera sido más lógico que las calles hubieran tenido denominaciones como Valle de Arán, Valle del Jerte o... Valle de los Caídos?”Y concluye indignado“Además, si aquellos que pensaron estos nombres hubieran tenido un poco de sentido común, no hubieran dejado que en otro distrito nos `robaran´ el nombre del único montículo que está cerca del barrio, ¿o acaso conoce alguien que exista en Vallecas alguna calle dedicada al Cerro Almodóvar?”.

No hay comentarios: