¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 11 de enero de 2014

" El niño al que no le dejaban jugar a la pelota" por La Grada que no Cesa




" Eran las 18.00 horas, acababa de salir del Colegio y como cada día, dejaba la mochila en casa, me comía el bocadillo que me había preparado mi madre, cogía la pelota y me bajaba a la calle.

Mi madre siempre me regañaba porque decía que no hacía los deberes pero a la mañana siguiente antes de ir a clase, siempre sacaba un rato para hacerlo o sino, se lo cogía a alguna amiga de mi clase que no se si por simpatía o por pena me acababa permitiendo que copiase los deberes que había mandado la maestra.


Dicen de mi que soy un niño solitario el cual prefiere golpear la pelota contra la pared que jugar con el resto de chavales, pero la realidad es otra.


En la calle los niños juegan y ríen y yo, desde la distancia, sigo golpeando la pelota contra la pared, ellos ni se inmutan, hubo un tiempo que eramos amigos pero ahora juego solo, la pelota cada día está más desgastada y mi madre no puede compararme otra porque en casa las cosas económicamente están mal.


Nunca me sentí mal porque los niños me ignoraban, al contrario, yo era feliz siendo como era, no sentía esa sensación de victoria o derrota, ni me frustraba por no marcar goles ni me enfadaba porque me dieran una patada.


Estaba solo, todos los días en el mismo sitio y a la misma hora, golpeando el balón contra la pared mientras como dije, el resto de niños jugaban entre ellos.


Hoy, no iba a ser distinto al resto, me baje con mi pelota desgastada, mis zapatillas de fútbol de tacos, que me las bajaba a pesar de que jugaba en el cemento y eso había hecho que la suela estuviese prácticamente desgastada quedando plana.

Los niños jugaban en un terreno de arena donde dos árboles les servían como portería, no era un campo de fútbol pero con el paso del tiempo, el ayuntamiento justo al lado hizo un campo de fútbol pequeño que servía muy bien para que por fin, aquellos niños pudiesen disfrutar jugando al fútbol y no esquivando a la gente que por alli caminaba.


Yo allí no jugaba y siempre pensaba que no jugaría jamás, estaba tan habituado a ser como era que no veía la opción de tener allí una oportunidad.


Aquellos niños iban todos a mi colegio, a muchos los conocía de vista y a otros los conocía de clase, pero con ellos, apenas tenía relación.


En clase siempre hablaban de fútbol, hablaban de que su equipo había pasado de ronda de la Copa de Europa, hablaban de fútbol y no paraban, presumían entre ellos e intercambiaban los cromos de sus héroes, aquellos que la noche anterior, les habían hecho irse a la cama felices ya que su equipo optaba de nuevo a una nueva Copa de Europa.

Para mi, el fútbol era mi autentica pasión, mi hobby, mi madre me decía hijo tienes que dedicar más tiempo a estudiar o a ayudar a tu padre en el taller, el fútbol solo son 11 hombres dándole a una pelota, es un deporte absurdo, mi madre no entendía aquel deporte y parecía que tampoco me comprendía a mi.


A pesar de que yo era muy futbolero, nunca hablaba con ellos de fútbol y solo cuando me metía en conversaciones con ellos era para responder a burlas y más burlas que hacía a mi profanaban.

Hoy era Jueves, me había bajado a la calle pero la verdad es que hoy no era nada feliz, tenía una sensación muy amarga. Esta mañana me había levantado muy contento ya que solo faltaba un día para que fuese Viernes y ese día siempre ayudaba a mi padre en el taller para conseguir algo de dinero para poder ir a ver a mi equipo. Mi equipo esta semana jugaba en casa, jugaba el Domingo a las 12 y como cada fin de semana, quería ir a verlo.


Golpeaba a la pelota sin apenas ganas, miraba a aquellos niños jugar y eran muy felices, llevaban todos la camiseta de su equipo, unos contentos porque su equipo había llegado a la final de la Copa de Europa y los otros porque no hace mucho habían logrado un doblete.


Miré el reloj y apenas habían pasado 10 minutos desde que me había bajado pero esa tarde no me encontraba con ganas de jugar a la pelota, así que cogí y me subí a casa.


Mi madre se encontraba en el salón, descansando un rato ya que había tenido un duro día de trabajo en casa.

Entré al salón y la di un beso, me senté con ella al lado pero poco después acabé yéndome a mi habitación.


Desde mi ventana se veía a aquellos niños jugar al balón, acababan de marcar un gol y había un gran griterío como si fuera un partido de verdad.

Bajé la persiana y me tumbe en la cama.


Me puse a pensar en por qué esos niños se habían burlado de mi, no le encontraba sentido ya que yo no me metía nunca en discusiones de fútbol con ellos pero esa mañana ellos lo habían hecho conmigo sin decirles yo nada.



Aquella mañana me había llevado la camiseta de mi equipo a clase, y aunque siempre me quedaba con ella puesta y hasta incluso muchas noches había dormido con ella, hoy me la quité nada más subir, la dejé en la silla y me puse el pijama.


Estaba tumbado en la cama y aquella silla estaba justo enfrente, había dejado la camiseta de frente, con el escudo mirándome.

Estuve una media hora mirándola sin pensar nada, solo la miraba, la miraba sin levantar la vista de aquel escudo.


Los niños de clase me señalaban con el dedo y entre susurros se reían de mi.


- Mi equipo va a ser de nuevo campeón de Europa ¿Y el tuyo donde está?. Me decía Gustavo, mientras el resto de los niños se reían.

Otro me decía:

- He visto a mi equipo ganar una liga hace muy poco y dentro de poco aunque este año estamos mal, volveremos a ganarla e incluso ganaremos en Europa y tú, mírate, con esa camiseta, no aspiras a nada, a absolutamente nada, te conformas con cualquier cosa, no vas a ser nadie en la vida.

Tras culminar la frase, absolutamente toda la clase se giró y clavaron su mirada en mí, el nivel de risas aumentó y yo, agaché la cabeza en el cuaderno como nunca, y en un breve espacio de tiempo, copié los deberes que mi compañera de clase como la gran mayoría de días me dejaba.


Media hora estuve mirando esa camiseta, ese escudo... comencé a pensar si realmente valía la pena ser de ese equipo.

Los niños se burlaban de mi, ellos eran de equipos de la ciudad que conocían que era ganar, solo eran de un equipo porque ganaban o porque sus padres le habían contado que habían ganado...

Mi padre no era de mi equipo, de hecho no nació en mi ciudad pero comprende porque quiero a este equipo, me comprende y hace todo lo posible para que siga siendo de ese equipo el cual gane o pierda, le quiero igual.


Esos niños siempre habían visto a su equipo ganar y yo seguramente no lo iba a ver jamás, me decían que era un perdedor y por eso no debía jugar con ellos, ponía la tele y solo se hablaba de los equipos que esos niños eran, de mi equipo no hablaban ni en la tele de mi comunidad, no entendía nada.


Me levanté de la cama y me puse en pie, miraba los posters que tenía colgados en la habitación, esos jugadores no eran conocidos por el resto de niños, pero para mi, eran los que yo quería tener en mi equipo, eran mis héroes aunque no ganasen nada.

Era un niño muy feliz siempre, estaba con una mala sensación pero tras un largo rato con una sensación extraña, me puse la camiseta de mi equipo de nuevo y más que nunca me sentí orgulloso de ser del equipo que era.


Con el paso de las semanas, aquellos niños ya no sonreían tanto, ni tampoco llevaban las camisetas de sus equipos...


Uno había caído ante el Dinamo de Kiev en cuartos de final y el otro estaba por media tabla cosechando unos malos resultados, nada habituales para  los resultados que había tenido pocos años antes.


A mi me daba igual que mi equipo ganara o perdiera, yo siempre que podía, lucía la camiseta de mi equipo.


Seguía llevando mi camiseta al colegio y aquellos niños ya no se burlaban, me bajaba a jugar a la pelota y aquellos niños apenas bajaban ya a jugar en aquel campo que siempre bajaban.


Ni llevaban las camisetas de sus equipos ni apenas bajaban ya a jugar, sus equipos ya no ganaban, el mio tampoco, ni los había visto ganar pero siempre mantenía esa extraña sensación de que algún día seríamos grandes o al menos jugaríamos contra ellos.


Hoy era 1 de Julio de 1999, había ayudado el Viernes a mi padre para  poder asistir al encuentro y también conseguí algo especial, que mi padre me acompañase.

Jugabamos contra el Extremadura, el barrio estaba con una gran inquietud y los colores de mi equipo colgaban de los balcones.



En la Ida habíamos ganado pero se había jugado muy lejos y yo no podía acudir allí con lo cual, este encuentro debía cerrar la eliminatoria y culminar la fiesta.


En el estadio, absoluto lleno, a mi izquierda, mi padre, a mi derecha, el resto de la afición que no conocía de nada pero en sus rostros se reflejaba la misma ilusión que yo tenía.


Tras 90 minutos de ilusión y autentica locura, el árbitro señalaba el final del encuentro y así, con 2-0 en el marcador, mi equipo era de nuevo, por quinta vez en su historia me decía mi padre, nuevo equipo de la Primera división.


Ya no había Colegio pero la gran mayoría de los chavales acudíamos a una escuela de Verano.

Aquellos niños miraban sus cuadernos y libros como nunca lo habían hecho, sin mirarme en ningún momento y así poder ver, la sonrisa que marcaba mi cara.


Llegue a casa, dejé la mochila en mi habitación y antes de merendar, me quité la camiseta ya que hacía mucho calor y la deje en la silla.

Me tumbé en la cama y comencé a mirarla durante una medía hora más o menos.

Me levanté, merendé, cogí la camiseta y la pelota y me bajé a jugar.


El lugar donde tanto tiempo había golpeado la pelota contra la pared tenía un cartel que decía " Prohibido jugar a la pelota ", fruncí el ceño y me encogí de hombros.


Tanto tiempo jugando allí y ahora  ya no podía jugar en aquel lugar...


Me dispuse a subir a mi casa pero de repente una voz penetró en mi.


- ¿A dónde vas?. Escuché a mis espaldas.


Me giré y allí estaban ellos, todos los niños que anteriormente me habían ignorado ahora me permitían jugar a la pelota con ellos. No me lo podía creer, me quedé inmóvil durante unos segundos...


- Vamos a que esperas, ven. Decía uno.

- Él va con nosotros. Decía otro.


Entré en el campo y me puse a jugar con ellos, entre muecas de sorpresa y admiración de mis compañeros.


Hoy, era un día especial para mi.


El Rayo Vallecano era equipo de Primera División, estaba jugando con los grandes y no solo eso, nos temían, nos llamaban "Mata Gigantes"..."  por La Grada que no Cesa 

No hay comentarios: