¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

viernes, 21 de febrero de 2014

Una carta desesperada revoluciona España. El Estado del Malestar

225
Una carta enviada a los políticos por Elisa Mollá, una española que se le “está agotando el arroz y la paciencia”, ha revolucionado las redes en la nación ibérica. La misiva, que tiene por título Estado de Malestar, es un desahogo desesperado de esta mujer que sobrevive gracias al amor materno.
Una breve carta de una ciudadana española a los políticos de España, publicada por los medios de comunicación, refleja el malestar de una sociedad que se le “está agotando el arroz y la paciencia” a causa de una fuerte crisis económica, que ha disparado el desempleo hasta el 26 por ciento de la población activa.
“Les escribo, queridos señores, para matar el hambre de la madrugada”, escribió Elisa Mollá Saval en la carta que envió al periódico español El País y que se ha vuelto viral en las redes sociales de España y del mundo.
Elisa, de 41 años – una edad “invisible” para los políticos, según afirma- escribió una misiva desesperada que resulta “el saldo pendiente” de ciudadanos a los que “se les está agotando el arroz y la paciencia”.
Esta mujer, en la que millones de españoles se han visto reflejados – expresa con amargura que padece a “veces hambre, insomnio y horror de pedir lo que, para mí, constituye un derecho sagrado en toda democracia que se precie: comida”.
La valenciana se encuentra en una situación similar a la de un gran porcentaje de los españoles tras las medidas de recortes implementadas por el Gobierno para cumplir con las exigencias del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Unión Europea:  “Yo sobrevivo gracias al arroz blanco, al amor materno y a la amistad”.
En un país con un desempleo del 26 por ciento, Elisa intenta subsistir con “pequeños trabajos en eso que ustedes (los políticos) llaman ‘economía sumergida”. Por eso con la indignación de quien escribe “para engañar al estómago”, le dice a los políticos españoles “Son ustedes pocos dignos, caballeros” y les pide que “cuando regresen a Europa para hablar de macroeconomía, piensen dos veces antes de decir que España ha hecho los deberes”.
Esta española le pide a sus gobernantes “no sonrían tanto, queridos dignatarios”, pues quien ha mantenido a flote al país “son los abuelos con sus pensiones y ayudan a que no se desplome, no son ustedes”.
Y en un reclamo que se ha convertido en clamor, califica a los políticos como personas “indignas” de una España “llena de gente fuerte y agradecida a pesar del abandono y la corrupción”.
“Tengan ustedes la decencia, al menos, de cargar con la vergüenza para hacernos el peso algo más llevadero”, sentenció Elisa en su carta.
Tras la crisis económica que se desató en España en el año 2007, el número de suicidios ha aumentado notablemente  y los casos de desahucio por impago de alquileres y préstamos hipotecarios se han multiplicado.

No hay comentarios: