¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

martes, 4 de marzo de 2014

"Delirios de primavera. "The Siresas' Return"" por MorenoSister

Revista especializada “Documentos históricos con mucha enjundia”
Extracto del artículo titulado: “_Las siresas ¿mito o realidad?_”
“…finalmente podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que las cartas encontradas en un cofre oculto en el muro sur de la fortaleza de Carcasonne, son auténticas. Por fin tenemos un documento gráfico definitivo de que las siresas, mujeres avanzadas a su tiempo y que revolucionaron el modo de vida del aun no localizado ‘reino desconocido’, existieron. Todas las tradiciones orales recogidas se han confirmado. Es un primer paso importantísimo para descubrir, después de tantos siglos, la ubicación del mítico reino y su curiosa organización interna. (…) A continuación ofrecemos en exclusiva a los lectores de nuestra publicación algunos párrafos representativos de varias de estas cartas, para que puedan juzgar por ustedes mismos…”

Carta nº 67
Corte de Su Majestad
Primavera del año del Señor de 1256
Mi muy queridísima siresa Moreno:
Desde que partisteis a aquellas lejanas tierras, patria del fornido isleño que tanto hizo por el éxito de nuestro regreso de Tierra Santa, vuestra ausencia se deja notar como la falta de trinos de los ruiseñores en estas mañanas primaverales. Vuestras nuevas nos llenan de alegría y el rey nuestro señor premia siempre con generosos dones a los correos que las portan.
Como bien adivinabais, el maestro de extraños ojos rasgados ha sido todo un acicate en mi vida. Los cortos poemas que he aprendido a hacer bajo su certero talento encierran pequeñas maravillas. Y noto como mis habilidades pateadoras aumentan por días. Bien cierto es que el peculiar uniforme que me exige para practicar este arte golpeador es asaz curioso y muchos miembros de la corte me contemplan estupefactos. Pero estoy empezando a enseñar a nuevos jóvenes caballeros en estas habilidades, cosa que satisface grandemente al rey nuestro señor... (…)
Confío en que nuestro nuevo y atractivo aliado os esté haciendo la vida hermosa. Pero volved pronto y traedle con vos. 
Siempre vuestra:
Siresa Cay.

Carta nº 123
Corte de Su Majestad
Otoño del año del Señor de 1256
Querida siresa Hermana de Batalla:
Bien sabéis que confío ciegamente en vuestro criterio en lo que se refiere al cultivo de nuestros huertos y a la buena marcha del crecimiento de las hortalizas. Pero me permito avisaros de que las plantas han comenzado a adquirir un tamaño preocupante y más parecen salvajes germanos que dadoras de alimentos. Además, al abrigo de sus
Fotos de Cartas
Cartas El castillo engalanado
El castillo engalanado
descomunales hojas, han comenzado a proliferar alimañas peludas de dientes afilados que devoran los melones y las zanahorias con singular ferocidad. Ayer mismo una de estas alimañas lanzose al cuello de mi segundo ayudante. Por suerte estuve veloz en la respuesta y ya hemos empezado a curtir su piel para hacer una alfombra. Cubrirá buena parte de la sala de lectura. Imaginaos el tamaño de la fiera.
La producción quesera mejora a ojos vistas. El quesero Bana por fin ha descubierto la receta del requesón dulce y el rey nuestro señor lo solicita siempre de postre. Sigue siendo buen y animoso trabajador y pregunta por vos de cuando en cuando. (…)
Por favor, no demoréis vuestra vuelta de los campos de trigo del sur o témome que las fieras currupias habrán de ser exterminadas con un ejército.
Con gran afecto: 
Siresa Esperedondo

Carta nº 278
Lejana isla allende los mares
Navidad del año del Señor de 1256
Mis muy añoradas siresas:
Cada día que paso en estas tierras aumentan mi sorpresa y mi asombro. No sólo he podido ver con mis propios ojos las curiosas y grandes bestezuelas que se desplazan a saltos y llevan a sus crías en una bolsa en su vientre. También he asistido con pasmo a reuniones nocturnas en las que se asa carne a la luz de las estrellas y los hombres beben grandes cantidades de una especie de zumo de cebada fermentado al que han bautizado como “Foster” (…)
Mi fornido isleño se muestra en todo momento cortés y amorosamente pendiente de mi felicidad, cosa que espero satisfaga al rey nuestro señor y retire su amenaza de seccionarle sus atributos masculinos si osaba contradecirme siquiera. Creo que mis gestiones como embajadora darán sus frutos sin tardanza y los gobernantes locales accederán con gusto a celebrar tratados de alianza con nuestro reino. (…)
Confío en que mi querida siresa Nycblue haya encontrado por fin la fórmula del mejunje magistral que haga embellecer las pieles de nuestros rostros. Podría aportar grandes riquezas al reino si su majestad decidiese venderlo a las cortes de nuestros vecinos. Decidle que he recibido con gran alegría la noticia de su relación romántica con maese Clive Owen, pues parece hombre atento y valeroso. (…)
Añorándoos siempre:
Siresa Moreno.

Carta nº 495
Corte de Su Majestad
Verano del año del Señor de 1257
Querida y admirada siresa Itaca:
Aunque aun no tenemos muy claro que aspecto debe tener el entarimado que con tanto cuidado estáis haciendo levantar, lo cierto es que va tomando forma según vuestros planos. El único problema acuciante es el de encontrar telas del tamaño que habéis solicitado para el apartado que bautizasteis como “telón”. Los comerciante venecianos, al comprobar las medidas, sufrieron un tabardillo de importantes dimensiones y hubieron de ser tratados con agua de azahar (suerte de nuestra embajada en el reino de Valencia) y mucho hipérico. Uno de ellos tuvo que guardar cama una semana entera acuciado por las fiebres. (…)
Yo misma hubo de lidiar largas horas con los leguleyos que venían con los venecianos, empeñados como estaban en arrasar las arcas del rey con una sustanciosa indemnización. Por suerte me considero hábil negociadora y mejor representante de la voluntad de su majestad y dejeles sin palabras y sin monedas (...)
Vuestros cómicos ambulantes ensayan sin descanso y los trajes y máscaras comienzan a lucir sus bellos colores en el almacén. Todos deseamos por podáis acabar vuestras gestiones en Londres y regreséis con las nuevas obras teatrales que den lujo a las noches de septiembre, para la fiesta de la cosecha. (…)
Por favor, decidle a la siresa Belenabad que el rey nuestro señor acepta de buen grado que os acompañe de vuelta el grupo musical de bombos y tambores del que tanto nos ha hablado. Sólo le sugiere que les advierta, con cariñoso pero firme tono, que si osasen tocar a temprana hora bajo las ventanas de sus aposentos, serán colgados por los pulgares en el paño de la muralla norte, que es dónde sopla más corriente.
Con gran afecto:
Siresa Cofergil.

Carta nº 501
Corte de Su Majestad
Otoño del año del Señor de 1257
Nuestra muy admirada siresa Esperedondo:
En efecto, tal como temíais, las lluvias de la pasada semana han dejado vuestra colosal pintura mural convertida en un caos de colores. El rey nuestro señor no quería que se os avisara porque temía vuestro natural disgusto, pero hemos de confesaros que el resultado final resulta extrañamente hermoso. Tanto que, incluso, el embajador florentino quedose extasiado ante su contemplación y ansía vuestra vuelta para solicitar vuestro permiso y llevarse con él un pedazo del muro. (…)
Anoche por fin llegó vuestro invitado, cuando ya el sol se ponía. Venía agotado por el viaje desde tierras germanas y quedó algo alicaído al saber que aun no habíais regresado de vuestro periplo recogedor de vasos para campanas conmemorativas. Fue invitado a unirse al rey nuestro señor y a nosotras en la cena y allí nos mostró su enorme sabiduría relativa a la cultura clásica. Muestra grandes conocimientos del pueblo espartano y es tal su admiración que, incluso, dice portar siempre con él una capa roja y un escueto calzón. Hubo grandes risas cuándo su majestad intentaba pronunciar su nombre, ese que vos entonáis con tanto arrullo: lord Michael Fassbender. (…)
Siresa Gem77, siresa Cofergil y yo proseguimos con la tarea de culturizar a las nuevas generaciones, a pesar de que los más jóvenes parecen abducidos por los juegos de guerra. Hemos organizado una hermosa biblioteca con tomos traídos por los correos enviados a los más lejanos reinos y yo misma he comenzado a enseñarles a ilustrar con hermosas letras las tablillas y cueros tratados para tal fin. Confío en que terminarán por mostrar sus habilidades escritoras más pronto que tarde.
Tened cuidado en vuestro regreso y no os demoréis más, o lord Fassbender derribará a cabezazos las almenas. Está ciertamente ansioso. Muy fascinado le vemos por vuestros encantos.
Recibid mi gran afecto:
Siresa Tomy.

Carta nº 775
Corte de Su Majestad
Primavera del año del Señor de 1258
Mi muy querida siresa Nycblue:
Vuestra carta parecía traer todos esos aromas que tan bien describís de la Provenza. Nos complace saber que vuestro viaje está siendo provechoso y que las plantas y flores de aquella hermosa región mejorarán vuestras tisanas y emplastos embellecedores. El rey nuestro señor fascinado se halla con su resultado. Asegura que su propia madre ha dejado de parecer gallina matada a escobazos y vuelve a lucir espléndida, aunque si os soy sincera, querida, creo que su entusiasmo en este caso es excesivo. Siresa Hermana de Batalla y yo seguimos viéndola cual grulla envejecida, pero parece feliz. Incluso lanza equívocos requiebros a los guardias del portón. Ya sabéis, los que llegaron con siresa Moreno y su fornido isleño tras su viaje por la patria de este último y a los que la naturaleza tanto premió con sus dones (…)
Enfrascadas nos encontramos ahora las siresas de su majestad en los preparativos de la noche mágica de San Nicanor, a la que esperamos lleguéis a tiempo. Habrá cenas comunales y bailes bajo la luna y de nuevo las jóvenes casaderas arrojarán pétalos de rosa al aceite de nardo para soñar con el rostro de su futuro esposo. Nuestros jóvenes caballeros ya sacan brillo a sus armaduras, ansiosos por impresionar a las bellas damiselas. Es una noche tan hermosa… (…)
Nuestra bienamada siresa Cay no deja de elaborar pequeños adornos de papel doblado con extraordinarios resultados. Incluso el maestro de ojos rasgados (seguimos sin conocer su nombre, cuándo lo pronuncia es cómo si se hubiesen caído al suelo tres bandejas y rebotasen) asegura poseer una fórmula magistral para teñir las aguas del foso de un brillante color turquesa durante unas horas. Ah, la primavera, cómo hace aflorar nuestros más tiernos sentimientos…
Esperamos vuestra llegada con ansiedad. La fiesta no sería lo mismo sin vos.
Con afectuosos saludos:
Siresa Itaca.

No hay comentarios: