¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

jueves, 22 de octubre de 2015

"La industria agrolimentaria" por Miguel Rix (Extraído de su libro: Eugenesia legal)

Por Miguel Rix 
(www.somosmejoresqueellos.com)
"La industria agrolimentaria"
(Primera parte)

En 1994 la FDA (food and drug administration) que es el organismo estadounidense encargado de velar por la seguridad de los alimentos y medicamentos, dio luz verde a la comercialización de las hormonas de crecimiento bovino rBGH. Bien, pero ¿Qué es eso de una hormona de crecimiento (o engorde) bovino? La Somatotropina bovina (BST) es una hormona proteínica producida en la glándula pituitaria del ganado, es la hormona natural de crecimiento bovina. La BST puede ser producida sintéticamente, utilizando la biotecnología de ADN combinado. El producto resultante se llama somatotropina bovina recombinante (rBST) u hormona de crecimiento bovino recombinada (rBGH), que es un producto transgénico que se inyecta a las vacas para aumentar su producción láctea. Monsanto es la única empresa del mercado que comercializa la somatotropina bovina recombinante, bajo el nombre comercial Posilac. Bien, hasta aquí todo correcto, las vacas producen más leche con dichas hormonas. Pero ¿En qué estudios se basó la FDA para aprobar la comercialización de un producto, que entre otras cosas pasaría a la cadena alimentaria a través de la leche producida por vacas engordadas de forma artificial?,
  ¿Encargaron dichos test a laboratorios independientes?, ¿Hubo científicos que avalaran su comercialización realizando una serie de pruebas antes de aprobar la hormona de crecimiento en cuestión? La respuesta es un NO rotundo. Los estudios que argumentaron la aprobación y comercialización de Posilac, fueron llevados a cabo por Monsanto. ¿No le extraña este dato?
      Pues a Jane Akre y a Steven Wilson, sí que les extrañó. Como antes mencioné, ambos trabajaban en la cadena Fox allá por el año 1997. Fue entonces cuando el canal de televisión les encargó un reportaje sobre la industria biotecnológica y las hormonas citadas anteriormente, “Un trabajo de investigación” les dijo Roger Ailes (el por entonces jefe de programación de Fox News). Muy poco después descubrieron el verdadero propósito de aquel encargo, ya que no era la FOX, sino Monsanto que pretendía un lavado de cara ante la opinión pública. 
      Desde la FOX, nadie quería que se pusiera en tela de juicio la versión de la compañía, pero ambos periodistas presentaron un primer programa que para nada contaba lo que quería transmitir la corporación agroalimentaria. Los ejecutivos de Monsanto, por supuesto no querían un estudio minucioso, sino un lavado de imagen (como ya dije anteriormente) ya que habían pasado tres años desde que Posilac comenzara a comercializarse y el público norteamericano ya comenzaba a dudar de la seguridad de aquel producto. Es por ello que la empresa necesitaba un programa de “investigación” que “demostrara” que su producto no era tan malo como empezaban a denunciar miles de personas. Pero claro, los periodistas hicieron su trabajo. Akre y Wilson, dieron con infinidad de pruebas, con estudios alternativos que desmentían rotundamente el informe de la FDA sobre la inocuidad de estas hormonas. Uno de los que más se opuso a esta aprobación fue el veterinario Richard Burroughs, que por entonces se encargaba en la propia FDA de la investigación en el campo de la veterinaria. Por supuesto, fue relegado de su puesto. Burroughs afirmó entonces: 
   “La mastitis (inflamación de las ubres de una res) y los graves problemas de reproducción (esterilidad de las vacas tratadas con este producto), son consecuencia directa de Posilac, y estos datos se han obviado de los informes”. Así fue, Monsanto hizo su informe, lo llevó a la FDA, y no hubo ningún estudio alternativo que contrastara la veracidad de las pruebas aportadas por el fabricante, y así se aprobó este producto evidentemente peligroso. Pero existe un dato curioso, que de seguro le sorprenderá tanto como a mí. ¡Curiosamente!...
     En 1991, se había creado un nuevo cargo dentro de la FDA: “Jefe de comisión de reglamentación”. Michael Taylor, fue el primero en ocupar el puesto. Y es sorprendente y digno de mención, porque Taylor es abogado y su despacho King and Spalding, tenía como cliente principal a Monsanto. Otro dato que nos hace dudar de la honorabilidad de este señor, es que tras la aprobación de las hormonas de crecimiento en 1994, Taylor abandonó su cargo en la FDA (¿quizá porque ya había cumplido con su objetivo al llegar a dicha institución?)… ¿Pero sabe dónde recaló después?, en la USDA, es 11 decir, en el departamento de agricultura de los Estados Unidos, y algo más tarde trabajó para el IFBC, Comité Internacional de Alimentos y Biotecnología. Pero lo realmente escandaloso, y lo que más le sorprenderá (como a mí me pasó) es que algo más tarde se convirtió en Vicepresidente ¿Se imagina en qué empresa? Pues sí, ¡Acertó!, la empresa es Monsanto. Pero no acaba ahí su periplo, ya que en 2009, Barack Obama le nombra Consejero del Comisionado del FDA, algo así como supervisor de la alimentación estadounidense. 

¿No le resulta sospechoso que una persona trabaje para Monsanto, después para los organismos reguladores como la FDA o la USDA y más tarde vuelva a la empresa de la que partió ocupando el cargo de vicepresidente, para terminar regresando de nuevo a la FDA? Pues sí, no sólo es sospechoso sino amoral y yo añadiría: delictivo. Pero el caso de Taylor es sólo uno más, aunque quizá sea el más “escandaloso”, hay toda una lista interminable de políticos y profesionales que se mueven de uno a otro lado, de Monsanto (o del resto de corporaciones que iremos mencionando en esta historia) al organismo regulador pertinente. Aprobado el producto que la empresa quiere colocar en el mercado, vuelta a Monsanto con ascenso. Quiero destacar lo que El Huffington Post dijo sobre Taylor en un artículo publicado el 23 de julio de 2009 por el periodista Jeffrey Smith: “La persona que puede ser responsable por la mayor cantidad de muertes y enfermedades relacionadas con alimentos en la historia ha sido nombrada zar de seguridad en los alimentos de Estados Unidos. No es broma”. (http://www.huffingtonpost.com/jeffrey-smith/youre-appointing-whoplea_b_243810.html) Este extraño peregrinaje de profesionales entre la empresa que pretende la aprobación de sus productos (entro por la puerta de Monsanto, salgo por la puerta de la FDA, vuelvo a entrar a Monsanto) y los organismos reguladores nacionales y supranacionales, se denomina con el nombre coloquial de “Puertas giratorias” (en inglés Revolving Doors). Más adelante profundizaremos en este escándalo, y descubriremos que no sólo se da en los Estados Unidos, sino a lo largo y ancho de nuestro planeta. En España  tenemos otro caso flagrante: la ex ministra de Ciencia y tecnología (2008- 2011) Cristina Garmendia de la que ya hablaremos en profundidad. 
  Pero sigamos con nuestra historia. Estábamos hablando de las hormonas de crecimiento bovino. Por citar los resultados de un estudio alternativo al que Monsanto presentó a la FDA (ya digo, hay cientos de ellos, le animo a que profundice), mencionaré el informe titulado “Mala leche” de Silvia Ribeiro, directora para América Latina del grupo ETC (http://www.etcgroup.org/es, Dedicado a la conservación y promoción de la diversidad cultural y ecológica y los derechos humanos). 
     El documento en cuestión dice lo siguiente: “Gran parte de la producción industrial de leche en los Estados Unidos y México utiliza una hormona transgénica de crecimiento bovino llamada rBGH, propiedad de Monsanto. Es una hormona que se le inyecta a las vacas y las hace producir hasta el doble de leche. Esto tiene efectos muy negativos en la salud del ganado, pero además puede tener consecuencias fatales para quienes consumen esos lácteos.

     Esta hormona transgénica provoca que suba en la leche el nivel de otra hormona llamada en inglés IGF-1 (factor de crecimiento insulínico tipo 1). Estudios recientes muestran que los niveles anormalmente altos de esta segunda hormona se asocian con el cáncer de seno, con el de próstata y con el de colon. Según el doctor Michael Hansen, asesor de la Unión de Consumidores de Estados Unidos, que analizó y compiló estos estudios, (www.organicconsumers.org/rbgh/0724_monsanto_rbgh.cfm ): “las vacas que reciben esta inyección, tienen un aumento significativo en la frecuencia de 16 enfermedades, incluidas mastitis y problemas de gestación. Las vacas sufren muchísimo y, además, la leche contiene restos de antibióticos, pus y sangre, por las continuas enfermedades y tratamientos a que son sometidas. Esto genera una mayor resistencia a antibióticos en quienes consumen esa leche y sus derivados, lo cual ya supone un grave problema de salud pública”. Hoy día el uso de esta hormona está prohibido en: Europa, Canadá, Japón, Nueva Zelanda y Australia… Sin embargo en Estados Unidos, Posilac fue autorizado en 1994 y aún sigue comercializándose… (También en: México, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Panamá, Brasil, Colombia, Ecuador…) 
  ¡Pero ojo a este dato!, ya que en los mismos informes que Monsanto proporcionó a la FDA, ya se registraba lo siguiente: “las vacas sufren más enfermedades y en su leche hay un aumento significativo de la hormona IGF1(Crecimiento insulínico)”. No obstante, la empresa concluye esta parte del informe: “Se descarta que eso tenga algún impacto en la salud humana”. Parece una broma de mal gusto, ¿Verdad?. Lamentablemente no lo es. El informe de Ribeiro dice además lo siguiente: “Ningún producto transgénico es etiquetado en Estados Unidos, porque desde sus inicios, las empresas productoras de transgénicos lograron con presiones de todo tipo que no se use una etiqueta que diga “contiene transgénicos” o cualquier formulación que lo indique, aunque sea verdad… Seguro que desde entonces sabían que tenían mucho que ocultar“. 

   Esto requiere una reflexión seria, porque Ribeiro afirma y es rotundamente cierto, que en Estados Unidos la legislación no obliga a identificar un alimento como transgénico cuando lo es. Esto lo analizaremos más adelante al profundizar en los organismos genéticamente modificados (OGM) o como se les conoce coloquialmente alimentos transgénicos. Pero ¿Por qué es así? ¿Qué influencias tienen estas macro-corporaciones para hacer y deshacer a su antojo, para influir en la legislación e incluso dejar sin trabajo a todo el que se les oponga? Iremos respondiendo a esa pregunta en el transcurso de esta historia, pero sigámosle la pista a la pareja de ex periodistas de la Fox: Akre y Wilson. Terminaron su reportaje y corroboraron lo que ya casi todo el mundo sabía, que aunque la industria avalada por la FDA afirmase que la hormona transgénica rBGH era segura al cien por cien, existían infinidad de estudios independientes que la conectaban directamente con el Cáncer. Un día antes de la emisión de su programa, llegó un fax a la redacción de la Fox News. Monsanto, a través de sus abogados, paralizó la emisión del reportaje en cuestión. Decían –literalmente- que de emitirse el programa, “Habrá consecuencias nefastas para la Fox”, que la cadena dejaría de percibir las increíbles sumas en publicidad que Monsanto gastaba por entonces en las  campañas de sus productos: Posilac, RoundUp, Aspartame o NutraSweet…
    (que más tarde conoceremos con mayor detalle). La Fox, obligó a sus empleados a re-escribir el programa no una ni dos ni tres, sino ¡¡¡ochenta y tres veces!!! Bajo la supervisión de la gente de Monsanto, se tachaban una y otra vez todas las frases que aludían al Cáncer, a la peligrosidad tanto en las vacas como en los seres humanos, y se proponían nuevas redacciones, es decir la gente de Monsanto les decía qué tenían que decir. La experiencia que ambos periodistas vivieron, tuvo que ser denigrante. Al fin Akre y su compañero, se negaron a retransmitir el informe que Monsanto proponía y que la Fox aceptó aun sabiendo de la existencia de infinidad de pruebas que demostraban la peligrosidad y el grave riesgo que suponía y sigue suponiendo, el uso de Posilac. Por supuesto fueron despedidos, pero ellos persistieron en su batalla y llevaron a la Fox a juicio.

Jane Akre dice lo siguiente: “Con Monsanto entendí cómo una corporación puede funcionar para lanzar un producto al mercado, los niveles de coordinación que tiene que tener. Debían meterse en el bolsillo: a investigadores, a profesores de universidad, a publicaciones, a periodistas, al público y por supuesto a la FDA. Había que convencer a los reguladores federales de que este producto era bueno y seguro para su comercialización en el mercado, y lo hicieron muy bien. El gobierno central prácticamente dio el visto bueno al producto antes de que saliera al mercado. El test más largo que hicieron para probar su inocuidad, fue un estudio de 90 días en 30 ratas.” Sin embargo, por aquellos años los spots televisivos de Monsanto repetían una y otra vez: “Posilac es el producto más comprobado de la historia, ya disponible para Ud. Específicamente, para incrementar el potencial de sus beneficios”. Como vamos viendo, la estrategia de esta empresa queda en evidencia: Primero desarrollan un producto que en los últimos tiempos está basado en la biotecnología, es decir en la creación de organismos genéticamente modificados (más adelante veremos que su historial de productos nocivos peligrosos y cancerígenos, se remonta a principios del siglo veinte, así que no es algo nuevo y propio de los transgénicos).

(Extraido del libro "Eugenesia Legal" de Miguel Rix. ¡¡Gracias por el apunte!!)

No hay comentarios: