¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 21 de noviembre de 2015

"Incluyan la reconstrucción de la areola y el pezón tras la mastectomía en la Seguridad Social" por Sheila Herrero












Mi amiga Gloria se sometió a una doble mastectomía por cáncer de mama hace ya algún tiempo. Fue una etapa muy dura en su vida tanto física como ecomocionalmente, de la que todavía tiene secuelas por los agresivos tratatamientos.
En una de nuestras conversaciones, Gloria me contó que necesitaba una última cosa antes de dejar atrás la enfermedad y recuperar su autoestima. Como a miles de mujeres, le tuvieron que reconstruir los pechos después de la mastectomía bilateral y, aunque todo salió bien, Gloria sentía que faltaban dos pequeños detalles para que esa reconstrucción fuera “completa”: la areola y el pezón.
Para solucionarlo, Gloria recurrió a la llamada micropigmentaciónoncológica, una técnica que consiste en tatuar el pezón y la areola de manera hiperrealista. Lejos de ser un tratamiento puramente estético, esta técnica es un paso muy importante en la recuperación de muchas mujeres, que no sólo precisan curarse físicamente, sino tambiénemocionalmente.
Lamentablemente, la micropigmentación oncológica no está incluida en la Seguridad Social y no todo el mundo puede acceder a ella. Actualmente, sólo algunos hospitales públicos ofrecen este servicio de forma gratuita, pero lo más normal es que haya que pagársela del propio bolsillo, un coste muy difícil de asumir. Gloria tuvo suerte y gracias sus familiares pudo pagar los 1.200€ que le costó la intervención, pero muchas otras mujeres no tienen el dinero necesario.
Por eso iniciamos esta petición para pedirle al Ministerio de Sanidad y al Congreso de los Diputados que incluyan la micropigmentación oncológica en la Seguridad Social >> Creo que si el deseo de la paciente es reconstruir sus pechos, debería ser un derecho sin perjuicio económico para ellas ya que es un tema estético a causa de una enfermedad, muy dura y con secuelas.
Nuestra propuesta no es nueva. Algunas asociaciones llevan años luchando con este mismo objetivo, e incluso el Grupo Socialista presentó en el Congreso una proposición no de ley para que la micropigmentación se convirtiera en un derecho universal.
De momento no se ha conseguido, quizá hace falta que miles de personas alcemos la voz para que nos escuchen, de ahí esta campaña.
CARTA A
Sr. Alfonso Alonso, ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Ministerio Sanidad Servicios Sociales e Igualdad
Mariano Rajoy
Pedro Sánchez
y 4 otros
Albert Rivera
Alberto Garzón
Pablo Iglesias
Andrés Herzog
Mi amiga Gloria se sometió a una doble mastectomía por cáncer de mama hace ya algún tiempo. Fue una etapa muy dura en su vida tanto física como ecomocionalmente, de la que todavía tiene secuelas por los agresivos tratatamientos. 
En una de nuestras conversaciones, Gloria me contó que necesitaba una última cosa antes de dejar atrás la enfermedad y recuperar su autoestima. Como a miles de mujeres, le tuvieron que reconstruir los pechos después de la mastectomía bilateral y, aunque todo salió bien, Gloria sentía que faltaban dos pequeños detalles para que esa reconstrucción fuera “completa”: la areola y el pezón.
Para solucionarlo, Gloria recurrió a la llamada micropigmentación oncológica, una técnica que consiste en tatuar el pezón y la areola de manera hiperrealista. Lejos de ser un tratamiento puramente estético, esta técnica es un paso muy importante en la recuperación de muchas mujeres, que no sólo precisan curarse físicamente, sino también emocionalmente. 
Lamentablemente, la micropigmentación oncológica no está incluida en la Seguridad Social y no todo el mundo puede acceder a ella. Actualmente, sólo algunos hospitales públicos ofrecen este servicio de forma gratuita, pero lo más normal es que haya que pagársela del propio bolsillo, un coste muy difícil de asumir. Gloria tuvo suerte y gracias sus familiares pudo pagar los 1.200 € que le costó la intervención, pero muchas otras mujeres no tienen el dinero necesario.
Por eso iniciamos esta petición para pedirle al Ministerio de Sanidad y al Congreso de los Diputados que incluyan la micropigmentación oncológica en la Seguridad Social. Creo que si el deseo de la paciente es reconstruir sus pechos, debería ser un derecho sin perjuicio económico para ellas ya q es un tema estético a causa de una enfermedad, muy dura y con secuelas.
Nuestra propuesta no es nueva. Algunas asociaciones llevan años luchando con este mismo objetivo, e incluso el Grupo Socialista presentó en el Congreso una proposición no de ley para que la micropigmentación se convirtiera en un derecho universal. De momento no se ha conseguido, quizá hace falta que miles de personas alcemos la voz para que nos escuchen, de ahí esta campaña.

Por Sheila Herrero

No hay comentarios: