¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

miércoles, 24 de febrero de 2016

"Polvoranca: La leyenda" por Luis González.

Por Luis González.
Hola amigos, hoy os quiero hablar de este solitario y misterioso lugar perdido entre las localidades de Leganés, Alcorcón y Fuenlabrada (Comunidad de Madrid, España).
Un lugar quizás, en el que parece no haber nada más interesante en su entorno que un parque solitario en una extensa llanura desierta apartada de la civilización.
Hoy en día, aquí encontramos el Parque de Polvoranca, espacio natural peri-urbano donde tan sólo acceden escasos caminantes, curiosos o aventureros, principalmente para hacer deporte o disfrutar del paisaje.
Polvoranca tal y como fue en el siglo XVII

Este lugar apartado y solitario, nos dice bien poco, y no parece tener más historia que la de sus municipios colindantes, pero lo que muchos desconocen son los misterios y leyendas que se cuentan sobre el lugar. Pues al contrario de lo que muchos ignoran, también tiene una historia, una historia lejana, ya casi desaparecida, que sólo algunos conocen. Y es que, en la extensa llanura del campo que alberga el parque natural que se encuentra en estas tierras, hay algo que nos llama la atención en ellas, son unas ruinas, que apenas se mantienen en pie, resquebrajadas y ya casi, se podría decir que desaparecidas o más bien, destruidas. Allí en medio de estas tierras, perdidas, se encuentran casi pasando desapercibidas, para los caminantes, aventureros o curiosos que se adentran por estos solitarios y apartados caminos.
Pues hace siglos, este fue lugar de un antiguo poblado medieval fundado en el siglo XI, llamado Polvoranca, que data de 1575, habitado hasta el siglo XIX, ya desaparecido.
Los único que queda de esta antigua aldea, son estas ruinas, restos de lo que fue un día La Iglesia de San Pedro Apóstol, de estilo barroco, construida en el siglo XVII, concretamente, en 1655, sobre los cimientos de una antigua ermita bajo-medieval, por los arquitectos, Francisco de Mora y Juan Gómez de Mora.
En avanzado estado de ruina, como se puede observar, único vestigio existente hoy en día, de este antiguo poblado medieval, que pese a lo poco que se pueda conocer sobre él, ha llegado hasta nuestros días, rodeado de un halo de misterio, generalmente debido a las diversas leyendas que sobre él se cuentan, leyendas, que tildan de maldito el antiguo asentamiento de Polvoranca.
Se cree que los orígenes de este poblado se remontan a la época medieval, aunque se tiene certeza de que hubo un emplazamiento ya formal entorno al siglo XV, pasó por varios dueños, manteniendo siempre su gobierno de tipo feudal. En el siglo XVII Polvoranca vivió su época de mayor esplendor llegando a ocupar casi todo lo que hoy se conoce como parque, albergando a unos 300 vecinos.
En el siglo XVIII Polvoranca, comenzó a sufrir un importante descenso demográfico debido a las enfermedades derivadas de la cercanía en los ríos, y la climatología adversa (heladas y sequías). A su vez, el crecimiento de Leganés, Fuenlabrada y otras localidades cercanas del sur, provocó que los vecinos abandonaran el pueblo durante los siglos XVIII y XIX. En 1849, Polvoranca fue oficialmente absorbida, de forma natural, por la villa de Leganés.
Blanco y negro para resaltar los restos de la Iglesia

Todos estos motivos que explican su abandono, unidos a la teoría de que Polvoranca fue asolada por una epidemia brutal de peste, y por ello el pueblo tuvo que ser arrasado y quemado, avivan todavía más la leyenda que cuenta, que en el imaginario popular de la época, Polvoranca pasó a estar considerada como "lugar maldito".
En la actualidad, parte de la zona fue reconstruida artificialmente, creando el Parque de Polvoranca en los terrenos cercanos, pero el lugar de la antigua Iglesia, quedó abandonado y en un grave estado de deterioro, como se puede observar.
Hoy en día lo más misterioso o macabro que se ha obtenido en el lugar, han sido restos humanos. Pues en 2005 se inició un proceso de excavación, para analizar la posible restauración del templo, en dicha expedición, se hallaron restos humanos, huesos de piernas y brazos, un cráneo completo, restos de otros cráneos, así como huesos fragmentados.
Se habló de esa posible restauración, pero jamás se realizó, pues ni la Comunidad de Madrid, ni el municipio de Leganés, han parecido mostrar demasiado interés por la restauración de estas ruinas y si lo han tenido alguna vez, nunca lo han terminado de llevar a cabo. Quizás también influya que se encuentran en una zona de descampado, apartada, donde tan sólo acceden caminantes o deportistas que se dirigen al Parque de Polvoranca.
La ruinas han quedado ahí, olvidadas, abandonadas, resquebrajándose, despedazándose, deshechas, desapareciendo poco a poco, víctimas de su propia soledad y decadencia.
Podría parecer que la historia de Polvoranca no va más allá de todo esto, pero hay ciertas historias y leyendas, que parecen tratar de contarnos algo más sobre este lugar tildado de maldito, historias terroríficas y macabras que casi nadie conoce y que son difíciles de descubrir, tales como hasta testimonios inciertos de supuestas psicofonías.
Vista del interior de la iglesia abandonada

Pues las ruinas, quedan casi como un testigo mudo, de las leyendas que sobrevuelan este lugar, leyendas que van más allá de toda esa historia y documentación que se pueda encontrar fácilmente sobre el antiguo poblado, leyendas siniestras que se pueden descubrir, ahondando en el misterio.
Yo mismo, fui uno de los visitantes de este lugar, cuando desconocía su existencia, hace algunos años, y en mi propia experiencia y mi lejana y breve visita al lugar, tengo que decir, que no percibí nada más allá de lo propiamente normal para unas ruinas abandonadas.
Al contrario de que pueda parecer escasa la documentación e historia que pueda existir sobre este lugar, yo mismo he descubierto que no es así, e investigando, que es como se descubre el misterio, he descubierto poco a poco, cosas y más cosas, hasta recopilar toda la información que en este artículo leéis.
Parecía no existir nada más, pero el misterio es escurridizo y me empeñaba personalmente en ir más allá, teniendo en cuenta esos inciertos testimonios que había escuchado, testimonios de curiosos que han estado en las ruinas y decían haber intuido o presenciado algo extraño, algo que daba miedo de verdad, pues contaban que habían notado allí presencias extrañas, pues llegaban a hablar de posibles demonios y hasta de misas negras.
Tan sólo eran lejanos testimonios que quedaban ahí, más que nada, como inciertos. Pero preparando este artículo, encontraba poco a poco, más y más información, e intentaba descubrir si esos testimonios que me habían llegado, tenían algo de cierto.

Entonces, busqué a través de una frase popular sobre Polvoranca que reza así: "Tierra fría y llana; pobre de leña y de pan, de vino mediana, de ganado no iba mal", eso me llevó entonces a descubrir un texto donde se contaban esas leyendas que iban más allá, esto fue lo que encontré:
En estado lamentable se encuentra la Iglesia
Dicen, que la epidemia de peste fue el castigo que sufrieron los habitantes de Polvoranca debido a sus creencias y ritos poco ortodoxos.
Los comerciantes y demases gentes dedicadas a recorrer los caminos evitaban la pequeña aldea, pues cuentan que sus habitantes eran ariscos para con los extranjeros, que trataban en extremo descortésmente. Pero lo peor eran las sospechosas desapariciones que abundaban en las postrimerías de la aldea, gentes de las que jamás volvía a saberse nada. Algunos -los más osados o desconocedores de tales hechos- que tenían la mala suerte de pernoctar en las inmediaciones, llegaban a los pueblos vecinos contando extremecedores relatos de cánticos nocturnos y gritos de sufrimiento que helaban la sangre en las venas, también contaban que luces fantasmales podían otearse en lo alto de la maldita ermita.
Los rumores viajaban raudos y tales habladurías llegaron a oídos de Roma. No tardaron mucho en enviar un pequeño destacamento, un extracto del informe reza lo siguiente:
Polvoranca, Año de Nuestro Señor 1752
Llegamos al alba cuando apenas despuntaban los primeros rayos de sol. Un viento gélido calaba en nuestros huesos y levantaba tanto polvo en el camino que no distinguíamos nada a menos de doscientos pies. Lo primero que vilumbramos allá en el horizonte fue la Ermita de San Pedro ApóstolFue lo primero y único que pudimos ver, porque allí no quedaba ningún rastro de que hubiese habido asentamiento alguno jamás. No encontramos ninguna explicación a lo ocurrido, solamente todo ha desaparecido, como si el viento lo hubiese llevado al igual que el polvo del camino. Solamente la Ermita es testigo de lo que haya pasado a estas gentes.
Bonita foto capturada al atardecer en Polvoranca
Durante años, la ahora bautizada Ermita de Polvoranca, ha sido punto de reunión de curiosos y aficionados a las artes esotéricas, hasta que de nuevo hace apenas tres años volvió a cobrarse unas nuevas víctimas. Fue la noche del 3 de Agosto de 2007, esa funesta noche a las 3:45 de la madrugada perecieron 13 personas que dicen por ahí practicaban una misa negra, un derrumbamiento acabó con ellos, por eso ahora el recinto está vallado. Aunque algo no cuadra en la historia, pues los más conocedores del lugar dicen que no habían nuevos signos de derrumbamiento y que la ermita seguía tal cual desde hacía al menos 20 años (cuando se produjo el derrumbamiento de la sección este). El archivo policial sigue siendo secreto de sumario, aunque algunos de los testigos aseguran que las paredes estaban llenas de sangre que dibujaban extraños simbolos y que las víctimas estaban atrozmente descuartizadas, se hablan de huellas de carnero de más de 30 centímetros, y de sospechosos olores a azufre…

Sin duda, inquietante pero muy interesante, historia sobre el pasado perdido y desconocido, de este solitario y siniestro lugar.
El misterio, como siempre, está ahí, para todo el que desee investigarlo y descubrir cosas que para muchos, pasan desapercibidas. Inquietantes misterios que aguardan en alguna parte, esperando a ser descubiertos.
No poco interesante resulta, pues, este fantasmagórico lugar y lo que queda de él, unas ruinas que apenas siguen ahí, después de siglos, desapareciendo poco a poco, para todo el que desee observarlas o visitarlas si sois de Madrid, y descubrir su inquietante pero apasionante pasado lleno de oscuras leyendas.

Por Luis González.
Detalle junto a un acceso a la Iglesia

Presumible escudo de Polvoranca

En blanco y negro para resaltar el dramatismo


No hay comentarios: