¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

sábado, 7 de mayo de 2016

"El activismo en varones bisexuales" por Jorge Yánez López




Esta labor envuelve la inserción hacia un proceso desconfigurador de los Iconos de Prohibición con que el Sistema Patriarcal dota la identidad de los hombres, coartando el entero de su sexualidad en la Fracción-Estatuto de lo Adecuado; las estrategias se colocan entonces en un cultivo intensamente regido por los criterios de confrontación Homo-Hetero, y por lo mismo el condicionar un portal independiente para la Bisexualidad Masculina apunta difícil desde su sola suposición.

En México es un fenómeno no desarrollado, no se estilan los líderes bisexuales en el ámbito reivindicatorio de la diversidad sexual, la cuestión es de polos, o se juega todo asumiéndose de manera publica la condición homosexual (se sea activista o no) o se trabaja con sujetos declarados heterosexuales al interior del Movimiento de Hombres en las vertientes Terapéutica o en la Mito poética, es decir, con una homoeroticidad descartada al 100%; lo que suceda en lo privado es otro asunto.

Subsiste el prejuicio de denigrar la sustancia ética de los varones bisexuales por la mensajera oficialista, porque cuando se exterioriza una posición defensiva avalada por un conocimiento sólido sobre derechos de género, sexuales y ciudadanos, el machismo y la homofobia se exacerban, ya que constituye uno de los detonantes más provocadores para el Patriarcado, e incluso las ideas homicidas entran de inmediato al recuadro de alternativas para bloquear brotes de esta línea opositora a la hegemonía heterosexista.

La Homocultura y la Cultura Patriarcal han imposibilitado la gestación sin letargos de una Cultura Bisexual al través de manifestaciones de ignorancia, tendenciosidad y de argumentos-cliché, por ello es común identificar a Gays, Lesbianas y Transgéneros, sin detenimiento en sus filosofías e ideologías personales, en la lucha sociopolítica que a rostros del Bisexualismo Activista Masculino. Es por demás mencionar que el Activismo Bisexual Femenino ha proliferado en gran medida por el apoyo grupal y de redes feministas a nivel mundial (el caso más ejemplificativo ha sido el de Patricia Ireland desde su cargo de Vicepresidenta de N.O.W. en E.U.A.).

Al hablar de canales de involucramiento lo más usual sería referir que para el Bisexualismo este suele darse al interior de Colectivos conformados por sus iguales, pero en realidad se ha dado más en Grupos de la Comunidad Queer de corte mixto, aunque simultáneamente la Corriente Pro feminista del Movimiento de Hombres es contemplada como una opción de trabajo compartido y coordinado con Gays y Heterosexuales de la Neomasculinidad. En esta tercera alternativa se genera la producción teórica más desafiante hacia el “Establismenth” por su defensa de la diversidad unida y apoyada por varones sin diferenciaciones por Orientación Sexual en los planos público y privado.

Por lo menos cuatro puntos destacan como básicos dentro de la Agenda Bisexual Masculina, 1º) Definir una postura sectorial al interior de la Sociedad Civil Organizada; 2º) Participar activamente en todos las áreas masculinas en donde se aborden cuestiones sobre Diversidad Sexual así como en torno a los Estudios sobre Masculinidad; 3º) Evaluar y programar posibilidades de incorporación de las demandas bisexuales de hombres en el discurso y plataforma de las fuerzas políticas del país que hayan presentado mayor apertura hacia la Diversidad; y 4º) Impulsar un proyecto de Red entre grupos que estén inmersos en investigaciones y/o con problemáticas sobre varones bisexuales a nivel nacional.

Como activista se tiene la doble exigencia de ser especialmente agudos hacia los heterosexuales y su visión totalitaria del en torno y así mismo, de adoptar el esquema de lucha gay por el lógico motivo de que se posee un lado homosexual en la identidad propia. Es preciso repensar su estilo de vida formulando un particular enfoque adicional en lo comunitario, lo que siempre habrá de forzarles a ser un sector sumamente politizado.

Todo bisexual militante debe edificar su Conciencia Identidaria con ayuda de ambos discursos de cambio (el gay y el heterosexual neomasculino), en la medida que madura su conocimiento al respecto es comprensible porque su participación resulta insustituible no solo para los programas no gubernamentales de sensibilización sectorial sino para el Movimiento de Hombres por complato.

Porque más allá de las circunstancias discriminatorias, de una historia de silencios y del victimismo, hay que considerar que la supresión del Ser Bisexual por el Patriarcalismo es razón de sobra para iniciar la disputa por aquello que pertenece por derecho propio. Las reacciones de lo Bisexual Masculino en contra de las dimensiones sociales opresivas recolocan con otro matizamiento la aún incomprendida valoración de la humanidad diversa, que no obedece a tiempos, ni a conveniencias políticas, ni a apócrifas crisis conductuales; lo gay y lo heterosexual tienen su plano, lo bisexual también.

No carece de sentido tomar parte en Coloquios, Encuentros y en Conferencias Internacionales en donde figure el tema bisexual, el estadio de batalla interna por recuperar espacio y voz debe darse simétricamente, porque de entrada, no se trata de una dádiva comunitaria ni de la tergiversada costumbre de negociar la Equidad, los derechos no se ruegan y lo individual se defiende

No hay comentarios: