¿Quieres comprar los libros de Luis Celaá?

Libros de Luis
Pon tu la dedicatoria

Registro en Safe Creative

Safe Creative #1501290156808 329cbb4b-18b8-3553-86d7-4d84d252b798

Traductor / Translate

miércoles, 19 de julio de 2017

"Por una Caja Postal pública y social. ¿Subir tarifas? NO, GRACIAS" por CGT

En la actualidad están apareciendo noticias en medios de comunicación y en comunicados de las organizaciones sindicales sobre el presente y futuro de Correos. Generalmente se insiste en la idea de la necesidad de planes estratégicos, diversificar el negocio, fomentar la paquetería, etc. El sindicato CC.OO va más allá, reivindicando en algunos de sus comunicados que las tarifas postales deben de incrementarse.
Desde CGT consideramos cuanto menos extraño que una organización sindical reclame la subida de los precios de un servicio público. No nos imaginamos a una sección sindical del sector educativo, reclamando subir las tasas universitarias o de las guarderías, ni a un sindicato del ámbito sanitario, reclamando incrementar el copago farmacéutico.
Desde CGT estamos en contra de que suban los precios de los servicios públicos, recordando que Correos es el prestador del SPU. Por otro lado, no debemos olvidar que las tarifas suben exponencialmente año a año, mientras los salarios de los trabajadores de Correos han sufrido congelaciones y recortes. En 2010, mientras se bajó el sueldo un 5% al personal funcionario, las tarifas postales subieron un 6,25%. En 2015 lo hicieron un 10,5%, y 2016 un 17,1%%, mientras que en 2017, se incrementaron 11,1%. Con estas cifras y la realidad salarial de Correos ¿es razonable que un sindicato pida que las tarifas suban?. Desde CGT planteamos que NO.



DESDE CGT PROPONEMOS RECUPERAR UNA CAJA POSTAL PÚBLICA
En CGT consideramos que la principal herramienta para potenciar Correos se basa en la creación de una caja postal pública. No estamos reclamando algo imposible, dado que durante más de 70 años existió la denominada Caja Postal, cuyos ingresos se contaban por miles de millones de pesetas hasta que fue privatizada. Los beneficios de Caja Postal pasaron de 2.700 en 1979 a 16.270 en 1985. Pero la oleada privatizadora de los años 90 supuso el fin de Caja Postal. Entre 1999 y 2016, los mismos que nos hurtaron el nuestro sector bancario con beneficios, asociaron más tarde a Correos con Deutsche Bank, como todas sabemos, un banco privado alemán investigado, condenado y multado en algunos países por manipulación de tipos de interés, transacciones fraudulentas, lavado de dinero, estafas y diversas actividades financieras ilegales.
A día de hoy, no hemos conocido en CGT un solo argumento que se hubiera basado en el interés público para justificar la privatización de Caja Postal, y por tanto, no los hay para no volver a crear una entidad semejante. Por el contrario, Correos está buscando un banco que preste servicios financieros a través de nuestras sucursales, sin considerar la posibilidad de crear un banco postal propio. No estamos planteando nada del otro mundo. Existe el Banco Posta en Italia, como filial de Poste Italiane. En Francia, Baque Postale fue creado en el año 2006, pertenece al grupo La Poste. En Bélgica continúa existiendo un banco postal. En Portugal, muy a nuestro pesar la empresa pública de Correos fue privatizada en 2013, y en 2015 crearon una filial postal bancaria.
Mientras tanto, en España no vemos intención alguna se caminar hacia una banca publica. La única preocupación gubernamental es continuar auxiliando a los bancos, que han sido los únicos que no solo se libraron de recortes durante la crisis, sino que recibieron miles de millones de euros de dinero público. Según el Tribunal de Cuentas se han entregado 60.718 millones de euros a la banca, y solo se ha devuelto un 6%. Recientemente nos hemos despertado con la noticia de que Bankia ha salido al rescate del Banco Mare Nostrum, en una operación que costara 1.100 millones de euros públicos. Es una autentica vergüenza.
Los gobiernos no rescatan a los bancos porque estén preocupados por sus trabajadores. La prueba la tenemos en que mientras la banca ha recibido sumas de dinero público faraónicas, se han cerrado 17.000 oficinas bancarias entre 2008 y 2016, destruyéndose miles de puestos de trabajo. De hecho el 48% de los municipios de todo el estado no dispone de ningún tipo de banco. En este sentido una banca postal podría revitalizar estos lugares. Por ello insistimos en la imperiosa necesidad de crear una caja postal pública, con vocación de servicio público, alejada de los esquemas de trabajo de los fondos buitres y la banca especulativa que solo pretende estafar a los clientes.
En CGT estamos convencidos de la viabilidad de un sector bancario público asociado a la gran red que supone Correos, solo los lobbies financieros que gobiernan sin presentarse a las elecciones nos robaron en su día la Caja Postal y solo esos mismos lobbies pueden mantener que no es viable esta propuesta desarrollo para Correos.

No hay comentarios: